Economía

Políticos de EU traban acuerdos en TLCAN

Abraham Rubio
El Diario | Sábado 13 Enero 2018 | 00:00:00 hrs

La discusión en torno al alto porcentaje en Reglas de Origen propuesto por Estados Unidos merma el avance de las mesas de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y podría volver incompetentes a las empresas de la región frente a fabricantes asiáticos.

Mientras que el equipo estadounidense se mantiene firme en su iniciativa por cuestiones políticas, el sector automotriz no ha sido escuchado en su intención de ceder un poco para subir el contenido a un nivel en el cual puedan mantener competitivos.

En 2017, Estados Unidos propuso subir el porcentaje de las reglas de origen de 62.5 a 85 por ciento, una cifra que además deberá incluir 50 por ciento de componentes estadounidenses para ser considerado producto TLCAN.

El director de Solo Negocio y presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) en Ciudad Juárez, Alejandro Sandoval Murillo, señaló que “algunos de los fabricantes de autopartes y automóviles han señalado que podrían subir cierta proporción, pero lo que proponen no”.

“Más del 80 por ciento en qué está justificado, en términos comerciales no tiene sentido y se supone que son empresarios los que están detrás de esta propuesta; en la parte técnica ya se ha dicho a cuáles escenarios podemos aspirar en aumentos, pero si se piensa forzar dicho porcentaje va a haber un cambio estructural en cuanto a precios en el mercado, mismo que llevará a inflaciones muy fuertes en Estados Unidos”, comentó.

Sandoval aseveró que los problemas políticos son lo que no han permitido resolver el punto, puesto que por la parte técnica el mismo secretario de Economía de México, Idelfonso Guajardo, ha declarado que se tienen avances.

Pese a que esta propuesta podría terminar en las próximas discusiones, el director de Solo Negocio y presidente del IMEF dijo que imponer un porcentaje de más del 80 por ciento de contenido regional volvería incompetente al sector y abriría la puerta a empresas de Asia, que podrían ofrecer automóviles hasta 5 mil dólares más baratos.

“No podemos ofrecer este escenario, si lo hacemos seguramente perderemos mercado porque habría una reacción china interesante, porque tienen una producción amplia de automóviles que podrían empezar a traer a Estados Unidos y México”, comentó.

[email protected]


notas relacionadas

también te puede interesar

comentarios