El Paso

Ubican a El Paso como centro regional energético

Juliana Henao/El Diario de El Paso | Jueves 12 Octubre 2017 | 00:00:00 hrs

El crecimiento de la demanda de gas natural en México inyectará un estímulo a la economía de El Paso-Ciudad Juárez, con la creación de un ‘Hub’ (centro regional) fronterizo de energía, afirman expertos.

La creciente cantidad de gas natural a un precio conveniente que fluye desde la cuenca Pérmica (Permian Basin), en el centro de Texas hasta el Condado de El Paso está haciendo a esta región un punto de entrega cada vez más atractivo para los proveedores, aseguraron.

Tres nuevos gasoductos han sido construidos en los últimos dos años desde la cuenca Pérmica al Valle Bajo de El Paso (a la altura de San Elizario), donde los ductos locales se conectan con los mexicanos para abastecer a plantas eléctricas y otras industrias mexicanas.

“Ahora México es el cliente principal de esta región y es un mercado muy importante por la inmensa demanda de gas”, dijeron directivos de Texas OneGas, la distribuidora de gas natural en Oklahoma, Kansas y Texas. Esta empresa ya tiene presencia en el Condado de El Paso.

La empresa de gas natural explicó que en actualmente la cantidad de gasoductos en Texas sigue creciendo, puesto que el interés de los proveedores de energía continúa aumentando, y como resultado ya se tiene programada la instalación de más conducciones de tuberías para transportar el gas a gran escala a la región.

Un incremento de la instalación de gasoductos a través de la zona fronteriza de Texas se ha proyectado para suplir las proyecciones de que el flujo de gas natural desde el país hacia México se duplicará para el final de esta década.

De acuerdo a Patrick Schaefer, director ejecutivo del Hunt Institute for Global Competitiveness en la Universidad de Texas en El Paso, “bajo las condiciones actuales a través de El Paso se instalarán con toda seguridad tuberías y líneas de transmisión eléctrica adicionales debido a la proximidad que tiene con México, así como de los yacimientos petroleros y de gas y de las plantas de energía” convirtiendo a la región en un lugar ideal para ser un ‘Hub’ binacional de energía.

El Hunt Institute publicó el año pasado el reporte ‘Paso Del Norte Energy Sector Review’, que detalla los recursos energéticos de la región en términos binacionales, haciendo hincapié en la importancia de imponer reformas regulatorias para facilitar el flujo de energía a través de la frontera entre los Estados Unidos y México.

"Tenemos una ubicación ideal para el intercambio de hidrocarburos. Obtener energía barata a través de la frontera ayudará a que el sector manufacturero de México y otras industrias sean más competitivas en el mercado global, lo que también ayudará a la economía de El Paso”, dijo Schaefer.

De acuerdo a la Administración Federal de Información Energética (EIA), los gasoductos en Texas abrirán el mercado mexicano por el flujo de gas natural a precios convenientes, mientras que ya se reporta un alza en las exportaciones en un promedio de 2.3 billones de pies cúbicos diarios.

Los nuevos proyectos se espera expandan el flujo de gas natural vía sur hasta los 4.3 billones de pies cúbicos para el 2020, según proyecciones de la agencia de investigación energética Wood MacKenzie.

Schaefer explicó que todo depende del futuro que tengan las negociaciones actuales del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA) que de revitalizarse, en cuestión de un periodo de cinco a ocho años el ‘Hub’ energético El Paso-Ciudad Juárez se establecerá completamente.

De la misma manera, de activarse los acuerdos energéticos a través de NAFTA, el mercado laboral se beneficiará puesto que un ‘Hub’ de energía traerá consigo una demanda de ingenieros, abogados, banqueros y otras ocupaciones con altos salarios.

Sin embargo, para que un centro de energía despegue realmente los organismos gubernamentales involucrados en la supervisión de proyectos energéticos en esta región, que incluye tres estados y dos naciones, necesitan encontrar formas de unificar y racionalizar los requisitos regulatorios, dijo Schaefer.

A diferencia del tratado original firmado entre México, Estados Unidos y Canadá, donde se excluyó al sector energético, la renegociación del convenio abre la puerta a una cooperación e intercambio comercial como punto clave.

Con una industria que hasta hace algunos años estaba blindada de la intervención por parte de particulares y que ha comenzado su apertura, el sector energético se convierte, a largo plazo, en el más atractivo para la inversión y la explotación, afirman los expertos.

El consumo de energía y gas natural en México van de la mano porque ese país está invirtiendo en nuevas plantas para aumentar su generación de electricidad y hacer la transición a gas natural como el principal recurso de combustible de los mexicanos.

Actualmente, en México sólo un porcentaje limitado de familias tiene acceso a gas natural, el 38 por ciento de este consumo se realiza a través de plantas generadoras mientras que el 7 por ciento de los hogares tienen conexiones de gas natural, según el reporte.

[email protected]


también te puede interesar

comentarios