El Paso

Caen arrestos de migrantes; lo atribuyen a Trump

Associated Press | Miércoles 06 Diciembre 2017 | 00:00:00 hrs

La represión inmigratoria del presidente Donald Trump ha producido un aumento en los procesos de deportación en todo el país durante sus primeros meses en el cargo.

Al mismo tiempo, los arrestos a lo largo de la frontera con México han disminuido drásticamente, ya que menos personas han intentado colarse a Estados Unidos.

Cifras publicadas por el Departamento de Seguridad Nacional ayer martes muestran que Trump está cumpliendo su promesa de controlar más estrictamente la inmigración y sugieren que los posibles inmigrantes están recibiendo el mensaje de que ni siquiera piensan en cruzar la frontera ilegalmente.

Sin embargo, incluso cuando los cruces fronterizos disminuyen, Trump continúa presionando por su muro prometido a lo largo de la frontera, un muro que los críticos dicen que es una afrenta a las comunidades latinas y una pérdida de dinero.

Los nuevos números, que ofrecen el análisis más completo de lo que ha sido la aplicación de inmigración bajo Trump, muestran que los arrestos de la Patrulla Fronteriza el año fiscal que terminó el pasado 30 de septiembre se desplomaron a niveles bajos no vistos en cuando menos 45 años.

La Patrulla Fronteriza realizó 310 mil 531 arrestos en el año fiscal 2016, un 25 por ciento menos que un año antes y el nivel más bajo desde 1971.

Las autoridades han atribuido esa caída a la dura retórica y política antiinmigración de Trump, que incluyen arrestos ampliamente publicitados de inmigrantes que viven ilegalmente en el país.

“Hay un nuevo reconocimiento por parte de los aspirantes a inmigrantes de que Estados Unidos no está dando la bienvenida”, dijo Michelle Mittelstadt, del grupo de expertos no partidista Migration Policy Institute. Señaló la retórica de Trump, así como sus políticas. “Creo que hay una sensación de que Estados Unidos es menos hospitalario”.

Pero Mittelstadt también enfatizó que las cifras son parte de una tendencia más amplia que comenzó mucho antes de la toma de posesión de Trump: la mejoría de la economía y las oportunidades en el país han frenado la ola de personas que cruzan la frontera en busca de trabajo.

“Realmente se ha realineado la migración desde México”, dijo, y señaló que el número de mexicanos detenidos en 2017 cayó un 34 por ciento en comparación con el año anterior.

La disminución de los cruces fronterizos continúa una tendencia que comenzó durante la administración Obama, y marca una caída dramática desde 2000, cuando más de 1.6 millones de personas fueron detenidas cruzando la frontera Suroeste.



Detienen a indocumentados en el interior del país



En general, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) dijo que las deportaciones en el último año cayeron alrededor de un 6 por ciento en comparación con el año anterior, un número relacionado con la fuerte disminución en los cruces fronterizos y el atraso en los tribunales de Inmigración que procesan deportaciones.

Pero ese número enmascara un sorprendente aumento en los arrestos fuera de la frontera. Esos arrestos han provocado temor y enojo en las comunidades de inmigrantes, donde muchos temen que el Gobierno los esté atacando.

ICE dijo que el número de “arrestos en el interior” –personas que son detenidas fuera de la frontera– aumentó un 25 por ciento este año fiscal, a 81 mil 603. Y el aumento es del 37 por ciento después de la toma de posesión de Trump en comparación con el mismo período del año anterior.

“El presidente dejó en claro en sus órdenes ejecutivas: si se encuentra en este país ilegalmente, lo estamos buscando y vamos a intentar arrestarlo”, dijo el martes Thomas Homan, director en funciones de ICE, a los periodistas en Washington.

En febrero, el ex secretario de Seguridad Interior John Kelly, que ahora funge como jefe de personal de Trump, abandonó la política de la administración Obama de limitar las deportaciones a personas que representan una amenaza para la seguridad pública, delincuentes condenados y quienes han cruzado la frontera recientemente en el país ilegalmente vulnerable a la aprehensión.

Trump hizo campaña como un partidario de la inmigración, acusando a México de enviar violadores y otros delincuentes a Estados Unidos y prometiendo construir “una gran muralla en nuestra frontera sur”.

Como presidente, firmó una serie de prohibiciones de viaje destinadas a restringir quién puede ingresar al país, presionó para revisar el sistema legal de inmigración e intentó tomar medidas enérgicas contra las llamadas ciudades santuario que se niegan a compartir información sobre inmigrantes ilegales con las autoridades federales. También ha presionado para obtener fondos para su muro fronterizo.

Los nuevos números, que incluyen los últimos meses de la administración Obama, proporcionan nuevos argumentos a los críticos de Trump que cuestionan la necesidad de gastar miles de millones de dólares en un muro fronterizo si los cruces ya están cayendo. Pero los funcionarios insistieron en que el muro aún es necesario.

"Sí, el tráfico no funciona. Eso es algo bueno", dijo Ronald Vitiello, comisionado adjunto interino de Aduanas y Protección Fronteriza. Pero, “tomar los mil arrestos por día para decir que hemos terminado con el problema, es ignorar los hechos. Todavía estamos arrestando a casi mil personas por día cruzando la frontera ilegalmente”, concluyó.


también te puede interesar

comentarios