El Paso

Incluye plan migratorio militarización fronteriza 

Juliana Henao
El Diario de El Paso | Martes 13 Febrero 2018 | 00:00:00 hrs

Internet / Una protesta de dreamers frente al Capitolio

El Senado federal inició ayer el debate sobre una posible reforma migratoria, tomando como base un proyecto de ley que refleja el discurso del presidente Donald Trump.


La iniciativa, encabezada por el texano John Cornyn, ofrece la legalización y un camino a la ciudadanía a los ‘dreamers’ a cambio de 25 billones de dólares para seguridad fronteriza, incluyendo la construcción de un muro.

Otros aspectos del plan incluyen ‘fortalecer los sistemas de control’ en puertos internacionales, incrementar los arrestos y las deportaciones de indocumentados, e incluir nuevamente a la Guardia Nacional en labores de apoyo, algo que en años anteriores fue denunciado por activistas como ‘militarización’ de la frontera.

Legisladores demócratas de Texas y los ‘dreamers’ (indocumentados traídos a este país antes de cumplir los 16 años), criticaron de entrada el proyecto y advirtieron que la intensificación de la seguridad en la frontera es innecesaria.

Vicente González, congresista de Texas por el Distrito 15, que va desde la frontera de McAllen-Reynosa hasta San Marcos, cerca de San Antonio, se opone enérgicamente a la construcción del muro y ha pedido a sus colegas que rechacen cualquier propuesta que lo incluya.

“Construir el muro nos ubicará en el lado equivocado de la historia. Insto a mis colegas a oponerse a la financiación de este costoso e innecesario muro y les pido que encuentren usos más productivos para la utilización de estos fondos”, declaró González.

Añadió que la barrera destruirá entornos naturales y violentará los derechos de propietarios a lo largo de la frontera.

Henry Cuéllar, congresista demócrata por el Distrito 28, que se extiende de Laredo a San Antonio, explicó que es claro que el presidente Trump y otros republicanos no legalizarán a los ‘dreamers’ a menos que obtengan su muro.

“Sé por experiencia personal y profesional que un muro físico sería incapaz de reducir la cantidad de personas indocumentadas y la cantidad de drogas que cruzan la frontera ilegalmente hacia Estados Unidos”, dijo Cuéllar.

Entre las formas más efectivas de asegurar la frontera, dijo, están la tecnología y una mejor coordinación con las autoridades mexicanas.

“Como miembro del Congreso estoy en contacto frecuente con expertos, incluidos agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes han reafirmado mi creencia de que la ampliación del muro no ayudará mucho a asegurar la frontera. Ya contamos con vallas y muros permanentes que han demostrado ser infructuosos”, dijo Cuéllar.

Filemón Vela Jr., congresista demócrata por el Distrito 34, que abarca desde Brownsville (al otro lado de Matamoros, México) hasta los linderos de San Antonio, dijo que el muro socavaría las buenas relaciones con México.

“Si tenemos en cuenta que México es nuestro aliado y que es nuestro tercer socio comercial, nuestro segundo mercado de exportación, simplemente no tiene sentido para mí construir un muro”, dijo Vela.

Para ser aprobado, el proyecto requiere 60 votos en el Senado donde los republicanos sólo cuentan con 51 asientos. En la Cámara de Representantes hacen falta 218 votos y los republicanos cuentan con 241.

Además de Cornyn, el grupo de legisladores está encabezado por los senadores Tom Cotton, de Arkansas, y David Perdue, de Georgia.

Otros cuatro legisladores republicanos patrocinan el plan: Chuck Grassley (Iowa), Tom Tillis (Carolina del Norte), James Lankford (Oklahoma) y Joni Ernst (Iowa), todos ellos críticos de una reforma migratoria que otorgue beneficios a indocumentados.



Los detalles del plan



Además de ofrecer un camino a la ciudadanía para 1.8 millones de ‘dreamers’, el proyecto de ley republicano incluye entre otras medidas, construir el muro a lo largo de la frontera con México, la instalación de radares y sistemas de alta tecnología, la contratación de más agentes para la Patrulla Fronteriza, limitar la ‘inmigración en cadena’ (reunificación familiar), eliminar la lotería de visas, descongestionar las Cortes de inmigración, limitar la política de asilo y acelerar las deportaciones.

El plan republicano recomienda también fortalecer los sistemas de control en puertos fronterizos, aumentar los operativos del DHS para arrestar a indocumentados, controlar el tráfico de personas y convocar a la Guardia Nacional para la custodia de la frontera, entre otros.

[email protected]




comentarios