Estado

Reanudan envío de pasantes a zonas de alto riesgo

Fernando Aguilar/
El Diario de Juárez | Sábado 13 Enero 2018 | 00:00:00 hrs


Más de 300 pasantes de las carreras de salud en Juárez se alistan para iniciar su servicio social en este y otros municipios de Chihuahua, en medio de protocolos de seguridad inéditos que responden a la violencia que prevalece en la zona serrana del estado.


Se trata de 316 estudiantes de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), de los que 126 son de Medicina, 96 de Enfermería y 90 de Odontología, según la máxima casa de estudios local.

Como parte de su preparación, los alumnos firmaron el Plan de Atención en Seguridad del Servicio Social de Ciencias Biomédicas en Comunidades Rurales del Estado de Chihuahua, un conjunto de medidas que deben seguir en su residencia.

Este documento, del que El Diario tiene una copia digital, obliga a los prestadores a reportarse por medios electrónicos al menos dos veces cada día: la primera vez a las 9 de la mañana y la segunda, a las 8 de la noche.

Si en este pase de lista el pasante no responde, la primera fase de intervención se activará de tal modo que el comité de instituciones responsables llamará a las autoridades de la comunidad para tratar de localizarlo.

Si este intento resulta fallido, las autoridades estatales acudirán a la plaza para buscarlo y los familiares serán notificados de la ausencia, con el fin de que puedan colaborar en las diligencias.

El comité, integrado por distintas dependencias del Gobierno del Estado, la Universidad y la Mesa de Seguridad y Justicia, hizo un mapa georreferenciado donde aparecen las plazas de servicio social clasificadas según su nivel de alerta en verde, amarillo y rojo.

Estos colores representan, respectivamente, bajo riesgo, riesgo latente y alto riesgo, se explica en el protocolo.

Astrid González Dávila, coordinadora de la Mesa, dijo que el mapa será presentado el jueves, pues está en revisión.

Por este motivo, la información sobre cuántos de ellos serán enviados a qué zonas es información que todavía no se hace pública.

Sin embargo, Arturo Valenzuela Zorrilla, director médico de la Secretaría de Salud en la Zona Norte, adelantó que ningún estudiante será enviado a zonas como Guadalupe y Calvo, Batopilas y Urique.

El Comité estableció que una plaza de servicio social con el color rojo implica que en ella se hayan presentado un enfrentamiento armado, dos o más homicidios producto de cárteles, dos o más secuestros, dos o más desapariciones forzadas y dos o más extorsiones.

Las amarillas serán aquellas en donde sólo cero balaceras y un elemento de los otros se hayan suscitado, mientras que las verdes, las que estén libres de todo lo anterior.

En ningún caso, determinó el Comité, los estudiantes serán enviados a poblados incomunicados o con vías de comunicación deficientes.

En este contexto, la Fiscalía General del Estado (FGE) impartió ayer un curso a los médicos pasantes sobre medidas básicas de seguridad que deben tener presentes.

Cuando un pasante se encuentre en un municipio que se torne de riesgo, el comité pondrá en marcha un protocolo de rescate obligatorio para sacarlo a él o ella y de esa zona.

La elaboración de este plan es el resultado de las protestas que estudiantes de medicina y otras carreras de la salud realizaron a finales del año pasado para exigir seguridad en el cumplimiento de su servicio social.

La inseguridad que predomina en la zona serrana de Chihuahua llevó incluso a médicos residentes de los hospitales en Juárez a parar labores como un repudio a la inseguridad a la que se enfrentan los pasantes cuando hacen su trabajo en municipios como Gómez Farías.

Fue en ese lugar donde un comando secuestró al director del principal hospital del poblado, Blas Juan Godínez, de quien la Fiscalía General del Estado (FGE) no ha informado sobre su paradero.

[email protected]




comentarios