Estados Unidos

En esto se equivoca Donald Trump al defender a Rob Porter

El Diario de Juárez | Sábado 10 Febrero 2018 | 13:02 hrs

responsive lightbox

El viernes por la tarde, le preguntaron al presidente Donald Trump qué pensaba acerca de la salida de su secretario Rob Porter de la Casa Blanca, debido a una serie de acusaciones de violencia doméstica contra sus exesposas, escribe CNN.

“Él dijo que era inocente y creo que tenemos que recordar eso”, replicó Trump.  “Él dijo ayer de una manera enfática que es inocente, pero ustedes tienen que hablar con él acerca de eso”.

Lo que tenemos que recordar es que las dos exesposas de Porter insisten en que abusó de ellas tanto física como mentalmente durante la relación que tuvieron con él.  Una tercera mujer, quien dijo que había tenido una relación amorosa con Porter en el 2016, contactó a las exesposas de Porter para confirmar que también ella había sido abusada por él.

No se trata de lo que él haya dicho o lo que ellas hayan dicho, existe una fotografía.  A pesar de los intentos que ha hecho Porter para que los comentarios sean menos dañinos para su carrera.

Éste es el comportamiento habitual de Trump.  Cuando un grupo de mujeres dijo que había abusado de ellas sexualmente durante su campaña en el 2016, él lo negó rotundamente -insistiendo que todas estaban conspirando para dañarlo por razones políticas.

Cuando otro grupo de mujeres denunciaron que Roy Moore, el nominado al Senado de Alabama, había tratado de tener relaciones físicas con ellas cuando eran adolescentes y él tenía más de 30 años, Trump lo defendió diciendo: “Él lo niega totalmente. Dijo que no fue cierto”.

Por supuesto, el punto de vista de Trump sobre el poder de la negativa no se extiende a sus contrincantes políticos.

Regularmente, Trump insistió en que Hillary Clinton debería ser encarcelada por usar un servidor privado para enviar correos electrónicos.  Despidió a James Comey, exdirector del FBI, y lo acusó de mentiroso y criminal.  El exdirector del FBI, Andrew McCabe es corrupto. El senador Mark Warner de Virginia está coludido con los rusos, y la lista sigue y sigue.

El punto importante es que Trump simplemente no cree en la idea de que el presidente tiene que ser un líder moral en primer lugar y en segundo, un líder político.

Desde sus comentarios acerca de la violencia “de ambas partes” durante los disturbios que provocaron los supremacistas blancos en Charlottesville, hasta su riña con la viuda de un militar veterano -y una docena de ejemplos durante el primer año de Trump en la presidencia- dejan en claro que en lo que piensa primero es “¿De qué manera me afecta esto?”.

Mientras que todos los presidentes que lo han antecedido, generalmente han buscado el bien para el país antes que su bien personal.

Trump nunca ha hecho eso y nunca lo hará.

En su mente, la situación de Porter no presenta una oportunidad para retomar el terreno moral y hablarle al país acerca del problema que significa la violencia doméstica. Sino que es una oportunidad para defender a alguien que le es leal.

Trump no ha mencionado a las tres mujeres que están en el centro de todo esto, sólo se enfocó en Porter.

“Le deseo que le vaya bien. Obviamente, es un momento difícil para él. Hizo un excelente trabajo mientras estuvo en la Casa Blanca. Espero que tenga una maravillosa carrera”.

¿Por qué el presidente de Estados Unidos le desea a un hombre -que enfrenta acusaciones creíbles de haber golpeado por lo menos a tres mujeres- que le vaya bien? ¿Por qué se enfoca en Porter y no en las mujeres? ¿A quién le importa en este momento si Porter va a tener una “maravillosa carrera”?

La respuesta a estas preguntas es que él simplemente no hace cosas que le afectan, no importa si es algo correcto o no.

 


también te puede interesar

comentarios