Internacional

Proponen estación 'Trump' en Israel

Associated Press | Miércoles 27 Diciembre 2017 | 08:48 hrs

responsive lightbox
Jerusalén— El Ministro israelí de Transportes, Yisrael Katz, presentó un plan para ampliar hasta el Muro de las Lamentaciones una línea ferroviaria, en la cual se contempla nombrar a una estación como el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El proyecto, que aún se encuentra en la fase de planificación, incluye dos estaciones subterráneas y la excavación de tres kilómetros de túnel bajo el centro de Jerusalén y el barrio histórico de la ciudad, sensible a nivel político e histórico.

El Muro de las Lamentaciones, o Muro Occidental, es el lugar más sagrado en el que se congrega la religión judía para orar.

Se estima que la obra tendrá un costo de 700 millones de dólares y, en caso de que se apruebe, tardaría cuatro años en completarse, indicó Avner Ovadia, vocero del Ministerio de Transportes.

La oficina de Katz informó en un comunicado que el ministro había adelantado algunos detalles en una reunión con directivos de Israel Railways, así como que le había dado prioridad en comités de planificación.

El funcionario señaló que una estación de tren de alta velocidad permitiría a los visitantes llegar al corazón latente del pueblo judío: el Muro Occidental y el Monte del Templo.

Asimismo, propuso poner a la futura estación el nombre de Donald Trump, con la justificación de su valiente e histórica decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

La decisión del mandatario estadounidense ha causado indignación entre los palestinos y en buena parte del mundo islámico.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la semana pasada una resolución en la que condenó el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, al momento que varios aliados tradicionales de Washington votaron a favor de la moción.

Es probable que la propuesta del tren hasta el Muro de las Lamentaciones encuentre oposición en la comunidad internacional, la cual no reconoce la soberanía israelí sobre Jerusalén del Este, en manos de Israel tras la Guerra de Oriente Medio en 1967 y anexionado más tarde.

Los palestinos reclaman Jerusalén y el Casco Viejo, donde hay lugares sagrados para los musulmanes, cristianos y judíos, como capital para un futuro estado.

La excavación de túneles hasta el Muro Occidental también implicaría intervenir en el barrio histórico de Jerusalén, donde las sensibilidades religiosas y políticas, así como varias capas de restos arqueológicos en una ciudad con 3 mil años de historia, podrían crear un laberinto logístico y legal.

Pese a la probable oposición al proyecto, el vocero del Ministerio de Transportes informó que esperaba que los planes se aprobaran a inicios de 2018, salvo grandes complicaciones.

Las autoridades tienen previsto que la línea de alta velocidad entre Tel Aviv y Jerusalén se inaugure la próxima primavera.

"No hay motivo para que no se construya este tren", señaló el funcionario.

"Ya sabemos cómo lidiar con una oposición no menos difícil", subrayó.

El titular del Ministerio propuso otros proyectos ambiciosos de infraestructura, como una isla artificial ante la costa de la Franja de Gaza, la cual que serviría como puerto marítimo y aéreo para el territorio palestino, así como un tren que conecte Israel con Arabia Saudí.


también te puede interesar

comentarios