Economía

Hechos en China: medicamentos de nueva creación que podrían salvar la vida

El Diario de Juárez | Jueves 04 Enero 2018 | 15:34 hrs

Internet |

Un nuevo fármaco promete impedir que el cáncer se propague a otros órganos. Otro se usaría en el tratamiento del cáncer de sangre. Un tercero aprovecharía el sistema inmune corporal para matar los tumores.


Los resultados de los tres son alentadores, sólo falta un paso adicional para que se apruebe su empleo en Estados Unidos. Las medicinas tienen algo más en común: fueron creadas en China, reveló The New York Times.

Durante años, la industria farmacéutica china se abocó a replicar los medicamentos occidentales. Lograr la aprobación de medicamentos nuevos resultaba un trámite frustrante y prolongado. Las empresas consideraban que destinar millones de dólares a la investigación y el desarrollo resultaba arriesgado y se limitaron a vías más seguras de ingresos.

Ahora el país está apostando a tener un mayor papel en la industria farmacéutica global. En China millones de personas padecen cáncer o diabetes, mientras que el gobierno ha vuelto prioridad nacional la innovación farmacéutica. Los funcionarios han prometido dar celeridad a la aprobación de medicinas, así como revertir la fuga de cerebros atrayendo a los científicos para que regresen a China. Las autoridades están proporcionando terrenos, subsidios y reducción de impuestos, además de invertir en investigaciones.

Los tres nuevos medicamentos chinos tendrán que superar las trabas regulatorias estadounidenses. De lograrlo, podrán constituir una prueba sobre la creciente capacidad china para producir tratamientos de punta, parte de la transformación más extensa de la economía de un país que está incursionando en sectores de mayor valor y complejidad.

El avance de China en el desarrollo de fármacos se encuentra en las fases iniciales a comparación de la industria en general. Sin embargo, varios expertos creen sólo ser cuestión de tiempo para que las farmacéuticas chinas alcancen a las grandes compañías como Pfizer y AstraZeneca.

La última vez que China produjo una medicina para la industria farmacéutica global fue en los años 70, cuando la científica Tu Youyou descubrió la artemisina, utilizada contra el paludismo. Pero el reconocimiento mundial llegó mucho después, hasta que la farmacéutica suiza Novartis compró la patente china y empezó a producirla a finales de los 90.

Se trata de algo que está cambiando. La empresa Chi-Med solicitará en la Dirección de Alimentos y Drogas de Estados Unidos una designación de terapia innovadora para la savolitiniba, que puede usarse para evitar la propagación de cánceres. Otra compañía, BeiGene, ya se encuentra en la fase 3 de las pruebas en un fármaco para diversos linfomas, la forma más común del cáncer de sangre, y uno de inmunoterapia destinado a destruir tumores.

A pesar del optimismo, las farmacéuticas chinas que quieran exportan siguen teniendo obstáculos. La competencia en los mercados importantes como Estados Unidos es intensa, mientras que las compañías chinas tienen la desventaja de falta de fondos destinados a investigaciones.

No obstante, empresas como Jiangsu Hengrui, con varias medicinas en las primeras fases de las pruebas, tienen en la mira lo que Zhang Lianshan, el director de investigaciones y desarrollo de la farmacéutica, describió como el “objetivo máximo”: la aprobación regulatoria en Estados Unidos.

“Ésa es una verdadera prueba de innovación”, dio Zhang.  

@





comentarios