El Paso

Es profeta en su tierra

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso | Viernes 14 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Sabrina Zuniga/El Diario de El Paso /

El Gobierno de la Ciudad enfrenta una nueva disputa con organizaciones civiles. Esta vez el aval del Cabildo de construir el Centro Cultural Mexicoamericano (MACC) en terrenos de la Biblioteca Pública del Centro detonó el repudio de activistas.

La presentación del proyecto del MACC, planeado para la tarde del jueves en el Museo de Historia, terminó en un enfrentamiento de las autoridades con diferentes agrupaciones, que boicotearon la junta pública.

“Una vez más el Gobierno toma decisiones arbitrarias con el dinero del pueblo, apresurándose a destruir una porción de la Biblioteca Pública”, afirmó Selfa Chew, integrante de la organización Paso del Sur.

El proyecto tenía considerada como sede inicial el Teatro Abraham Chávez. Ante los altos costos de acondicionamiento, la Ciudad optó por integrarlo a un ala subutilizada de la biblioteca.

“La programación adicional de MACC mejorará el servicio de nuestra Biblioteca y permitirá que la Ciudad maximice sus recursos”, comentó Dionne Mack, subadministradora de la Ciudad.

Consideró que la decisión permitirá tener un espacio programable en el techo, experiencias culinarias y un estudio de televisión: todo esto por menos de la mitad de lo que costaría en el Abraham Chávez. La Ciudad no descartó la posibilidad de que el teatro sea utilizado como parte de la programación del Centro Cultural.

El Gobierno local convocó a la sociedad civil y medios de comunicación el jueves por la tarde para detallar su plan, pero los asistentes fueron recibidos por activistas que boicotearon con éxito la presentación.

Con pancartas con las leyendas ‘La cultura no se vende’, ‘Salvemos a la Biblioteca’, ‘Es pura transa’, entre otras, anunciaron medidas ‘fuertes’ para el martes durante la sesión de Cabildo, donde se someterá a votación.

Oportunidad única

“No podemos esperar más para tener unas instalaciones permanentes y exhibir la gran cantidad y vitalidad de la producción cultural mexicoamericana”, comentó Tracey Jerome, directora del Departamento de Museos y Asuntos Culturales de la Ciudad.

“El sitio propuesto será un éxito conjuntamente con muchos desarrollos públicos y privados que se están llevando a cabo en el Distrito de las Artes del Centro de la ciudad.

 ‘Farsa y burla’

Los manifestantes consideraron que el procedimiento está fuera de lugar al violentar la voluntad popular y al convocar al pueblo cuando la decisión ya fue tomada. “Es una farsa y una burla”, dijo uno de los asistentes, que decidió irse y no perder dos horas de su tiempo.

“Esto no es más que publicidad de la Ciudad de lo que quieren hacer. Ya tienen los planes y cómo quieren hacerlo, pero así no se hace, es como si tienes una casita y aun así quieres hacer otro cuarto”, externó Abel Rodríguez, quien lamentó que los grandes hombres requieren un espacio digno y no un anexo.

Lily Limón, ex regidora de la Ciudad, cuestionó en referencia a Jerome: “¿Cómo es posible que un jefe de Departamento tome decisiones que le corresponden sólo al Cabildo?”. Aseguró que el Cabildo nunca aprobó que se hiciera un estudio y diseño de este proyecto alterno.

Manifestó que el costo de esos diseños oscila en los 200 mil dólares considerando que es un trabajo elaborado y profesional. “No son simples dibujos, están bien pensados y analizados. Entonces quién dio el permiso para que ese dinero se gastara, se preguntó. Sólo el Cabildo tiene la autoridad para hacerlo.

 “Por eso este grupo se enfureció y tomó control de la junta. Diciendo no, esto no es justo”, indicó la ahora ciudadana enfurecida, como ella dijo.

 Se dijo que ahora el grupo MASSI, organismo encargado del proyecto en conjunto con el Gobierno, ha sostenido reuniones con integrantes de Paso del Sur, Duranguito  y Centro Cultural Lincoln para  elaborar un proyecto y tener una resolución en menos de 60 días tomando las ideas de la comunidad. “No queremos nosotros decir el lugar sino que la comunidad decida”.

“El negocio de la Ciudad es invertir para luego destruir”, denunció Chew tras develar que la intención del Gobierno es fracturar una porción de la biblioteca y dejar sin espacios de estudio a niños y jóvenes. “Cómo es posible que hace diez años se invirtieron 10 millones de dólares para construir un ala de estudio y ahora quieran derribarla”.

La frustrada junta pública terminó en un duelo musical entre la banda de los opositores al proyecto y el mariachi contratado ex profeso por la Ciudad para celebrar la reunión. Al final, el mariachi desistió en su presentación ante la embestida de los manifestantes, que también tomaron el escenario.

 

 

 

 



comentarios





también te puede interesar