Estado

Chihuahua, primer lugar en violencia laboral contra mujeres

Salud Ochoa/
El Diario de Chihuahua | Martes 13 Febrero 2018 | 00:00:00 hrs


Chihuahua— Acudir a diario a la oficina donde labora como secretaria, es para Mariana una situación cada vez más difícil debido al hostigamiento del que asegura es víctima por parte de su jefe directo.


Lo anterior, convierte a esta mujer de 42 años en parte de la estadística que coloca a Chihuahua en el primer lugar nacional de violencia en el ámbito laboral con cifras de 33.5 a 36.8 por ciento mujeres afectadas, por arriba de la media nacional (26.6%) según la última Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las relaciones en los Hogares (Endireh) 2016.

Ésta califica también a Coahuila, Querétaro, Baja California y Quintana Roo como las entidades con las prevalencias más altas de violencia laboral.

Mariana vive en este estado en donde, según datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en lo que va del 2018 se han presentado ocho denuncias por hostigamiento mientras que en el 2017 se presentaron 14 querellas por hostigamiento y dos por acoso sexual. De estos últimos uno se convirtió en denuncia ante la Fiscalía.

La actividad doméstica así como el sector comercio y de servicios es donde se registra el mayor número de incidentes, siendo en este último donde Mariana labora desde hace 8 años sin ningún incidente previo.

“Hace poco menos de un año el jefe anterior dejó la empresa por motivos de salud y llegó el jefe actual, y aunque al principio todo parecía ir bien, pasadas las primeras semanas de trabajo, las cosas cambiaron. Repentinamente duplicó mi carga de trabajo, extendió el horario y empezó a revisar ‘con lupa’ cada cosa que hacía.

Nada le gusta y cuando me atrevo a expresar mi opinión es casi seguro que vendrá una represalia”, dijo.

La agresión emocional es, según la Endireh, la que se comete con más frecuencia en instalaciones de trabajo con un 48.4 por ciento de los casos, seguida por la sexual con 47.9 por ciento y física  3.7 por ciento. La situación de Mariana es un ejemplo de ello.

En este contexto, Endireh indica que el compañero de trabajo (35.2%) y el patrón o jefe (19.3%) son los agresores más frecuentes en el ámbito laboral, y de las mujeres que han trabajado, 27 de cada 100 han experimentado algún acto violento, principalmente de tipo sexual y de discriminación por razones de género o por embarazo.

Según el informe, la violencia ejercida contra las mujeres en el ámbito laboral en los últimos 12 meses, ocurrió principalmente en las instalaciones del trabajo (79.1%), y en menor medida en las inmediaciones como calle, parque o lugar público (11.5%).

Asimismo, el 10.3% de las mujeres señalan que tuvieron  menos oportunidades que un hombre para ascender en su trabajo y un 9.2% menor salario que un hombre que hace el mismo trabajo o tiene el mismo puesto que ellas. 

Entre 2011 y 2016 al 11.8% les pidieron prueba de embarazo, mientras que al 1.8% las despidieron, no las contrataron o les bajaron el salario por estar embarazadas. El tipo de violencia más frecuente en el trabajo es la discriminación, las agresiones sexuales y las de tipo emocional como las humillaciones, degradación e intimidación.




comentarios