Estados Unidos

Cierra de nuevo el Gobierno de EU

Agencia Reforma | Viernes 09 Febrero 2018 | 00:00:00 hrs


Washington— Estados Unidos entró anoche en un nuevo cierre de Gobierno, luego que el Senado pospusiera aprobar un nuevo proyecto de ley de gastos hasta después de las 00:00 horas del viernes, límite para evitar el “apagón”.


El Senado planeaba votar la madrugada de hoy los nuevos fondos de la Administración que inyectarían miles de millones de dólares en los programas militares y domésticos para así mantener en funcionamiento el Gobierno.

Por otra parte, el destino del proyecto de ley es incierto en la Cámara de Representantes, donde los conservadores se han negado a agregar estos fondos millonarios a la deuda del país, mientras que los liberales exigen medidas para proteger a los jóvenes “dreamers” de la deportación.

Ayer, Rand Paul, senador republicano por Kentucky, se pronunció contra la votación para aprobar el presupuesto debido al incremento que existiría en el déficit en el país, así como las políticas del expresidente Barack Obama.

“La razón por la que estoy aquí esta noche es para exhibir a la gente”, dijo Paul en su discurso en el Capitolio.

“Quiero que la gente se sienta incómoda. Quiero que tengan que responder a las personas en la Cámara que dijeron: ‘¿Cómo es que estabas en contra de los déficits del (ex) presidente (Barack) Obama y luego, cómo es que estás a favor de déficits republicanos?’”.

Las funciones esenciales de gobierno seguirán sin cambios pase lo que pase.

El gobierno del presidente Donald Trump, el cual ha apoyado la aprobación del proyecto de presupuesto, se estaba preparando para un “intervalo” en las partidas presupuestarias, de acuerdo con un funcionario de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, quien habló bajo condición de anonimato.

Eso indica que, de haber otra parálisis de gobierno a menos de un mes del cierre de tres días en enero, ésta sería de corta duración.

Las agencias presentaron planes de contingencia.

La parálisis parcial forzaría en esencia a la mitad de la fuerza de trabajo federal a quedarse en su casa, congelaría algunas operaciones y cerraría algunos parques y otras instalaciones.

Servicios considerados como esenciales continuarían trabajando, incluidos los pagos de Seguro Social, el sistema de control de tráfico aéreo y las fuerzas policiales.

El último “apagón” duró del 20 al 23 de enero y empañó el primer aniversario de la toma de posesión de Trump.




notas relacionadas

comentarios