Estados Unidos

Exigen EU desarme mientras aumenta su arsenal

The New York Times | Martes 15 Mayo 2018 | 06:11 hrs

Associated Press |

Washington— La Casa Blanca ha vivido días dramáticos en cuestión de armas nucleares, luego que el presidente estadounidense, Donald Trump, abandonara el acuerdo nuclear con Irán, exigiendo a Teherán un nuevo acuerdo para evitar la fabricación de un arsenal más complejo.


Sin embargo, las iniciativas en el lado estadounidense parecen ir en dirección opuesta, con una serie de anuncios poco conocidos para gastar miles de millones de dólares en la construcción de las fábricas necesarias para expandir la capacidad nuclear del país.

El contraste internacional ha sido evidente. La semana pasada, después que Trump anunciara que la reunión con el líder norcoreano, Kim Jong-un, se llevaría a cabo el 12 de junio en Singapur, el pentágono y el Departamento de Energía anunciaron planes para comenzar a construir los componentes para la próxima generación de armas nucleares, en Carolina del Sur.

La idea es reutilizar un complejo a medio construir que originalmente estaba destinado a convertir viejas armas nucleares en combustible para un reactor que iluminaría a las ciudades del país. Ahora, las instalaciones se usarán para revitalizar las envejecidas armas nucleares y producir cientos más.

El Pentágono, en su principal informe sobre energía nuclear publicado en febrero, citó la capacidad de Corea del Norte para "producir ilícitamente ojivas nucleares" como una importante justificación para su nuevo esfuerzo de fabricación armamentística.

La semana pasada, un subcomité de fuerzas estratégicas en la Cámara baja de EU aprobó que la Administración de Trump fabrique un nuevo tipo de arma nuclear de bajo rendimiento que pueda ser lanzada desde submarinos y coincida con los avances nucleares de Rusia.

El presidente del subcomité, Miki D. rodgers, aseguró que la decisión fue una reacción a la nueva carrera armamentista con Moscú.

Aunque en las dos décadas posteriores a la caída del Muro de Berlín, tanto Estados Unidos como Rusia argumentaron tener un progreso en su promesa por reducir su capacidad nuclear, la incertidumbre del Tratado de Nuevo Comienzo para renovarse por cinco años, podría provocar que los arsenales nucleares se incrementen en 2021, fecha en que expira el acuerdo original.

Mientras tanto, el Gobierno estadounidense está haciendo todo lo posible para dejar en claro que se prepara para una acumulación nuclear.

Las instalaciones en Carolina del Sur, cerca del Río Savannah mantienen en producción algo que en la industria es conocido como "pozos".

Los pozos son un término utilizado para referirse a una pequeña bomba atómica, que cuando se ingresa dentro de una ojiva, actúa como un fósforo caliente que enciende una arma mucho más grande.

La explosión resultante puede ser mil veces más potente que la bomba atómica que destruyó Hiroshima.

Los pozos que se he han realizado hasta ahora se ubican en el laboratorio de armas de Los Alamos, en Nuevo México, donde se construyeron las primeras armas nucleares de EU, pero el laboratorio ha sufrido fallas operativas y de seguridad con los años, provocando que en 2015 se anunciara el fin de su estancia.

Entre las fallas en la operación del lugar se encontraba la falta de un plan creíble para la producción de hasta 80 pozos al años.

Las estimaciones del presupuesto en el Río Savannah para convertir toneladas de plutonio en combustible para reactores de potencia comercial alcanzaron los 17 mil millones de dólares.

El anuncio de la semana pasada busca dividir la producción de pozos, manteniendo las operaciones en Los Alamos con bajo perfil como un centro de investigación científica en lugar de una fábrica de municiones.

Por ello, Los Alamos harán 30 pozos al año y la planta de Carolina del Sur 50.

No es la primera vez que EU no ve ninguna incoherencia en la expansión de sus propias capacidades nucleares al intentar disuadir a otros para renunciar a las suyas.

De hecho, el desequilibrio está incorporado en el Tratado para la No Proliferación Nuclear, que entró en vigencia en 1970, el cual prohibe a todos los estados que aún no tienen una bomba de este tipo fabricar armas nucleares.

Israel, Pakistán e India nunca se unieron al pacto, mientras que Corea del Norte se retiró.

Pero también requiere que las potencias nucleares reconocidas como son Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, trabajen para el cese de la carrera armamentista nuclear y su desarme y, en última instancia, completar su propio desarme.




notas relacionadas

comentarios