Internacional

Científicos descifran el misterio de la 'puerta del infierno' romana

El Diario de Juárez | Sábado 10 Marzo 2018 | 11:56 hrs

CNN |

Hace dos mil años, los turistas antiguos acudieron en masa a un templo grecorromano en Hierapolis, en la actual Turquía, situada en la parte superior de una cueva que alguna vez supuestamente era la puerta de entrada al inframundo, escribió CNN.


Miraron con asombro cómo los animales, desde los pájaros hasta los toros, caían muertos a su entrada. La cueva, llamada el "Plutonio" por Plutón, dios del inframundo, se pensó que eructaba el "aliento de la muerte", matando a todos los que estaban a su alcance, excepto a los sacerdotes divinamente inmunes que guiaban a los animales al sacrificio.

El autor romano e historiador natural Plinio el Viejo describió el fenómeno como el "alcantarillado de Charon", el mítico balsero que remaba almas a través del río Estigia y Acheron y hacia las profundidades del inframundo.

Gas tóxico

Pero los científicos ahora han proporcionado una explicación para el misterio, y no es sobrenatural. La investigación publicada por la revista de Ciencias Arqueológicas y Antropológicas en febrero muestra que una fisura en la superficie de la tierra, en las profundidades del sitio, emite dióxido de carbono a concentraciones tan altas que pueden ser mortales.

Utilizando un analizador de gases portátil, Hardy Pfanz y su equipo de vulcanólogos encontraron CO2 en niveles que van del 4 al 53% en la boca de la cueva y hasta al 91% en el interior, más que suficiente para matar organismos vivos.

"Los problemas para los mamíferos (incluidos los humanos) comienzan muy por debajo del 5% de CO2", dijo Pfanz a CNN. "Una estancia más prolongada al 7% y más provoca sudoración, mareos, taquicardia (frecuencia cardíaca elevada), etc. Un aumento adicional provocaría asfixia debido a la falta de oxígeno y a la acidificación de la sangre y del cuerpo o las células del cerebro".

Así que no es de extrañar que los animales que entraron a la cueva llegaron a un rápido final. Solo durante el período de investigación, Pfanz dice que encontraron varios pájaros muertos, ratones y más de 70 escarabajos muertos.

El geógrafo griego Estrabón, que vivió entre el año 64 a. C. y el 21 d. C., describió el espectáculo: "Cualquier animal que entre se encuentra con muerte instantánea. En cualquier caso, los toros que son llevados a él caen y son arrastrados muertos, y yo arrojé gorriones y de inmediato dieron su último suspiro y cayeron", escribió.

Strabo reconoció que esta reacción estaba relacionada con la emisión de gas: "El espacio está lleno de un vapor tan brumoso y denso que apenas se puede ver el suelo", pero se preguntó cómo afectaba a los animales, pero no a los sacerdotes, preguntando ya sea por su divina providencia o simplemente porque contenían la respiración.

La investigación de Pfanz agrega otra posibilidad: el hecho de que los animales y los sacerdotes son de diferentes alturas. El CO2 es más pesado que el oxígeno, por lo tanto se deposita más bajo, formando un lago de gas tóxico sobre el suelo. "Las fosas nasales de los animales estaban en el lago de gas", dice, mientras que los sacerdotes eran más altos y estaban sobre el lago de gas.

Pfanz cree que los sacerdotes conocían el gas y sabían que su concentración fluctuaba según la hora del día. Investigaciones recientes, que tomaron medidas durante un período de tiempo, encontraron que el nivel de CO2 era particularmente alto al amanecer y al anochecer, ya que la luz del sol dispersa el gas.

Pero D'Andria lo discute, citando una serie de lámparas de aceite encontradas en frente de la gruta. "Era muy probable que muchas actividades rituales se desarrollaran durante la noche", dice.

@





comentarios