Internacional

Construyen base de drones estadounidense en Níger

The New York Times | Lunes 14 Mayo 2018 | 15:38 hrs

Agencias |

Niger— Levantándose entre los matorrales en África, una base para drones a medio terminar representa la más nueva línea del frente en la guerra delegada global de EU.

Cientos de trabajadores laboran frenéticamente para concluir un campo aéreo de 110 millones de dólares que, cuando quede terminado en los próximos meses, será utilizado para acechar o atacar a extremistas en lo profundo de África Occidental y del Norte.

Cerca de la pista de aterrizaje, Boinas Verdes del Ejército están entrenando a fuerzas de Níger para llevar a cabo redadas contraterroristas o eludir una emboscada enemiga, como la que cobró las vidas de cuatro soldados estadounidenses cerca de la frontera con Mali, en octubre.

Estas misiones reflejan un crecimiento militar de EU que se desarrolla en sitios como Yemen, Somalia y África Occidental.

Tan sólo en Níger, el número de efectivos de EU se ha duplicado en los últimos años, a unos 800, no para realizar misiones de combate unilaterales, sino para pelear contra Al Qaeda, el Estado Islámico y grupos asociados con fuerzas delegadas y ataques de drones.

"La base, y los vuelos más frecuentes que su apertura permitirá, nos dará mucho mayor conocimiento situacional e inteligencia en una región que ha sido un centro de actividad ilícita y extremista", declaró P.W. Singer, estratega en New America, un grupo de expertos en Washington, quien ha escrito extensamente sobre drones. "Pero también nos involucrará en más operaciones y combates aún en los que pocos estadounidenses siquiera saben que está nuestro Ejército".

En marzo, se reveló que EU había lanzado cuatro ataques aéreos en Libia entre septiembre y enero. Poco después, el Ejército admitió que Boinas Verdes trabajando con fuerzas de Níger habían abatido a 11 milicianos del Estado Islámico en un tiroteo en diciembre.

Ese enfrentamiento subrayó el hecho de que la emboscada sangrienta en Níger no era un episodio aislado.

Las fuerzas de Níger y sus asesores de EU están preparando otros operativos importantes para acabar con los milicianos, señalan oficiales militares.

Durante un reciente ejercicio contraterrorista en Níger que atrajo a personal militar de 20 países de África y Occidente, muchos funcionarios expresaron inquietudes de que el compromiso de Estados Unidos en África Occidental caería víctima de un impulso por retirarse.

"Es importante seguir teniendo apoyo de EU para ayudar a entrenar a mis hombres y ayudar con nuestras deficiencias", dijo el Coronel Mayor Moussa Salaou Barmou, comandante de las fuerzas de Operaciones Especiales de Níger.

Construir una nueva base en este País remoto sin salida al mar marca el capítulo más reciente en el polémico historial estadounidense de operaciones de drones por todo el mundo.

Llega al tiempo que el número de ataques de EU contra milicianos islamistas se triplicó el año pasado en Yemen y se duplicó en Somalia, comparado con un año antes.

Donde los funcionarios de EU y de Níger ven una seguridad realzada en las operaciones de drones, otros temen un impacto potencialmente desestabilizador.

"Eliminar a los líderes militares jihadistas a través de operaciones de drones podría desorganizar temporalmente a los grupos insurgentes", comentó Jean-Hervé Jezequel, subdirector del proyecto para África Occidental del Grupo Internacional de Crisis, en Dakar, Senegal. "Sin embargo, con el tiempo, el vacío también podría llevar al auge de líderes nuevos y más jóvenes que seguramente llevarán a cabo acciones más violentas y espectaculares para reafirmar su liderazgo".

Una visita en marzo a la Base Aérea 201 reveló retos. Los comandantes lidian con tormentas de arena, temperaturas sofocantes y entregas tardadas de partes para arreglar equipos. Todo eso ha dejado al proyecto con un retraso de más de un año y 22 millones de dólares por arriba del presupuesto.

Los estadounidenses han buscado aplacar los temores de los residentes locales respecto a que la base, justo en las afueras de la Ciudad de Agadez, podría ser blanco de ataques terroristas.

Con el tiempo, el plan es entregar la Base Aérea 201 al Ejército del Níger. Fuerzas de seguridad de EU y Níger ahora patrullan en conjunto el sitio de 890 hectáreas.

Al observar el ejercicio reciente, el General Mayor J. Marcus Hicks, jefe de las fuerzas de Operaciones Especiales de EU en África, lo explicó así: "ésta es una póliza de seguro muy económica y creo que necesitamos seguir contribuyendo a ella".

@



comentarios





también te puede interesar