Local

Acepta ante juez homicidio de su pareja

Blanca Carmona/
El Diario de Juárez | Martes 13 Marzo 2018 | 00:00:00 hrs


El hombre que presuntamente asfixió con sus manos a su pareja sentimental y luego acomodó el cadáver en una carriola además de participar en buscarla, declaró ante el Ministerio Público (MP) que la mató porque ella le dijo que lo dejaría.


El acusado es Daniel Armendáriz Baca, quien tuvo su primera audiencia ante un Tribunal de Control presidido por la jueza, Lizbeth Marbella del Carmen Barraza Morales, el sábado pasado. Sus datos no quedaron reservados.

Gabriela Morales Aroña fue asesinada la mañana del pasado 4 de marzo en una casa en la calle Pradera de Tulipán del fraccionamiento Arecas I.

El cadáver fue arrojado en lote baldío a un costado de la calle Mar de Plata de la misma colonia y se localizó el pasado 7 de marzo alrededor de las 5 de la tarde.

El pasado 8 de marzo Armendáriz rindió declaración ante el MP, señaló que él vivía en unión libre desde hace 5 años con la víctima y que tuvieron dos hijos.

Además precisó que el pasado 4 de marzo llegó a su casa como a las 6:30 de la mañana y su mujer quiso tener intimidad pero él no podía por problemas con la ciática y ella empezó a insultarlo y le dijo que se iba a ir junto con sus hijos.

El ahora detenido señaló que esas palabras le “calaron” y perdió los estribos. Le dio una cachetada y ella respondió tomando un cuchillo para tratar, en tres ocasiones, de herirlo, pero él esquivó las agresiones y después la tomó por los hombros, la giró y ella quedó de espaldas a él, para empezar a asfixiarla.

Agregó que la sumergió en agua, la estranguló con un cable y después puso el cuerpo en una carriola para enterrarla en un hoyo de unos 20 centímetros de profundidad. A unos 50 a 100 metros de distancia de la fosa tiró la sábana y más adelante la pala. Después regresó a su casa para jugar con sus hijos y limpiar donde mató a Gabriela de 26 años y horas más tarde se comunicó con su suegra para avisarle que su mujer había ido a comprar unos tintes y no regresaba a la casa. (Blanca Carmona)





comentarios