Local

Se descomponen 140 cuerpos en morgue

Luz del Carmen Sosa/
El Diario de Juárez | Miércoles 16 Mayo 2018 | 00:00:00 hrs


El olor a putrefacto invadió la sala de Verónica Sepúlveda Rojas. La mujer pidió a sus seres queridos que sacaran al patio frontal el féretro donde yacían los restos en estado de descomposición de su hijo Alonso Núñez Rojas, de 19 años, pero el calor agravó la situación.

En la Funeraria Ríos, Sara Lamas, madre de Esteban Castillo Lamas, de 34 años, responsabilizó directamente al gobernador Javier Corral Jurado, por las malas condiciones en las que le entregaron el cuerpo de su hijo, muerto junto a Alonso Núñez Rojas en una volcadura registrada el sábado a la una de la mañana en el Camino Real.

La saturación de cadáveres en el Servicio Médico Forense hizo crisis y esto provocó la descomposición de restos humanos bajo resguardo del Ministerio Público, dijo el fiscal de la Zona Norte, Jorge Arnaldo Nava López.

“Yo no sé a quién corresponda el Semefo, si es del Estado, señor gobernador, le queda muy grande el saco para que gobierne el estado de Chihuahua”, dice indignada frente al féretro cerrado.

“Lo que se tiene es una disminución de la capacidad del enfriamiento por la saturación de los cuerpos que hay. Ya se está trabajando con otras instancias e inclusive universidades, además se activarán los mecanismos para la inhumación de cuerpos que no han logrado ser identificados para disminuir cantidad de cuerpos y que el funcionamiento de los enfriadores será el óptimo”, explicó el fiscal de Distrito Norte, Jorge Arnaldo Nava López.

Las instalaciones de cada Semefo están dotadas de un sistema de red fría para la preservación de cadáveres y una osteoteca para el resguardo de los restos óseos.

El Semefo de Ciudad Juárez es el más grande en todo el estado, ya que tiene 380 locaciones para restos humanos frescos o esqueletizados, informó la Fiscalía General del Estado (FGE) a través de la Unidad de Información.

Nava López no precisó ayer el número exacto de cadáveres bajo resguardo del Ministerio Público, sin embargo empleados del Semefo revelaron que son más de 140 cuerpos y todos presentan estado de putrefacción, por lo que alertaron de los riesgos sanitarios que enfrentan ante las actuales condiciones en las que laboran.

Los testimonios

“Mi hijo murió en el Seguro Social por traumatismo craneoencefálico después de sufrir una volcadura el sábado pasado a la una de la mañana. Cuando yo llegué al Seguro ya no alcancé a despedirme; el médico me dijo que estaba muy golpeado y que me iban a entregar su cuerpo”, recuerda Verónica, madre de Alonso.

Sin embargo, el personal del Servicio Médico Forense (Semefo) recogió el cadáver y lo trasladó a sus instalaciones para la práctica de la necropsia, a pesar de que ya había una causa de muerte determinada por un médico, denunció.

Fue hasta ayer a las 2 de la mañana que la madre recibió el cuerpo en un ataúd sellado. De la funeraria le explicaron que los restos estaban en una bolsa, ya que debido al estado de descomposición que presentó el cadáver fue imposible vestirlo, arreglarlo y que su madre lo viera por última vez.

La familia de Esteban Castillo Llamas, de 34 años, acudió a la funeraria donde les permitieron ver su cadáver, el cual estaba inflamado y el fétido olor que emanaba era insoportable.

“A mi hijo me lo entregaron 60 horas después de su fallecimiento. Él murió el sábado, yo identifiqué el cuerpo y me dijeron que ese día me lo iban a entregar, pasó el sábado, el domingo y el lunes igual” dijo Sara Lamas.

Ambas familias explicaron a El Diario que los cuerpos ingresaron al Semefo poco después de las 4 de la mañana del sábado, donde les fue practicada la necropsia de ley y fue hasta este lunes por la tarde que le dieron la salida a los cuerpos. Ayer por la madrugada la funeraria se los entregó y en el caso de la familia Lamas el servicio inició después de las 10 a.m.

Saturación, el problema

El problema es grave. Al menos cinco o seis cuerpos sin identificar de reciente ingreso están en estado de descomposición, al igual que más 140 cadáveres de personas desconocidas de ingreso anterior que ya presentan estado de putrefacción, revelaron trabajadores estatales.

Las actuales condiciones del Semefo obligan la intervención de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), según los deudos de las víctimas, pero la dependencia no realizó ninguna revisión al Semefo, dijeron los trabajadores.

El fiscal general, César Augusto Peniche Espejel, dio a conocer que el Semefo reportó fallas en el sistema de refrigeración.

“Ya la Secretaría de Hacienda radicó el recurso y una empresa ya se encuentra trabajando para restablecer el servicio en su totalidad. Se dará vista a Asuntos Internos para que se valore si hubo negligencia en el mantenimiento o se debió a un caso fortuito. La responsable de Asuntos Internos ya está en Juárez para tal efecto”, aseguró.

El Diario acudió a las instalaciones del Semefo, pero no se permitió el acceso.

A condición del anonimato, por no estar autorizados para dar declaraciones, los empleados confirmaron las condiciones insalubres en las que trabajan debido a las fallas en las salas de refrigeración para el depósito de cadáveres y la refrigeración para el edificio.

Es tal la carencia que no cuentan con suministros como agua para beber, guantes para la práctica de las necropsias, aire acondicionado y debido a la descomposición de los cadáveres hay una infestación de moscas y en horas puede ser de fauna cadavérica.

Son los familiares de víctimas quienes han denunciado la situación al interior del Semefo, debido a que les están entregando los cuerpos hinchados y 48 después de su ingreso por la falta de médicos forenses y disertadores, lo que ya se había denunciado anteriormente.

El fiscal Nava López dijo a El Diario que no hay carencia de equipo como tal. El problema es que hay cadáveres de más resguardados.

“Sí hemos tenido conocimiento de las manifestaciones donde se dice que hay falta de equipamiento por mantenimiento para el resguardo de los cuerpos que ingresan al Semefo”, expresó.

“Lo que se tiene es una disminución de la capacidad del enfriamiento por la saturación de los cuerpos que hay, se está viendo a nivel interno la mecánica para disminuir el número de los cuerpos que se tienen”, indicó.

Agregó que se está trabajando con otras instancias, inclusive universidades, así como reactivar los mecanismos para la inhumación de cuerpos que no han logrado ser identificados para disminuir la cantidad de cadáveres en refrigeración y para que el funcionamiento de los enfriadores sea el óptimo. (Luz del Carmen Sosa/El Diario)

[email protected] 





crisis en semefo from El Diario de Juárez on Vimeo.



comentarios





también te puede interesar