Local

Hace máscaras para los astros del ring

Abril Salgado
El Diario de Juárez | Martes 10 Julio 2018 | 00:00:00 hrs


Desde hace 23 años, Eduardo Sánchez, “Don Lalo”, encontró su proyecto de vida en la más grande pasión que ha tenido desde que era niño, la lucha libre.

Originario de Santa Bárbara, Chihuahua, llegó a Ciudad Juárez en 1979 y fue hasta 1995 cuando, luego de haber trabajado en varios oficios, por casualidad dio con un señor que era “mascarero” y formaron una pequeña alianza que apenas duró tres meses.

En ese tiempo “Don Lalo” se convenció de que su destino era ser mascarero profesional y luego del rompimiento, supo lo que haría en su vida.

Así fue como tras muchas horas de práctica logró la perfección.

Desde entonces se ha dedicado a dar un nuevo rostro a los personajes que requieren esconder su identidad, para esta disciplina del cuadrilátero.

A lo largo de 23 años, ha elaborado más de 11 mil máscaras de luchadores de todo el país y del extranjero.

“Todo empezó por afición desde niño a las películas de El Santo, sus historietas; incluso en ese tiempo había publicaciones de Blue Demon, del Solitario, Huracán Ramírez, había como un ‘boom’ de lucha”, dijo.

Don Lalo explicó que la lucha es una actividad de altibajos, que actualmente se encuentra abajo por la falta de difusión, aunque eso no ha hecho que su amor por las máscaras disminuya, por el contrario, incluso hace seis años se modernizó para llevar su negocio a la Internet.

Una gran colección de máscaras, muñecos de lucha, historietas, playeras, películas y cuadros, integran un acogedor recibidor en su local, seguido del pequeño taller donde se pueden apreciar telas de diferentes colores y texturas, retazos en el piso y varias mesas con diseños cortados o dibujados.

En el centro del pequeño cuarto es donde Don Lalo colocó una máquina de coser con una lámpara roja y una cinta, donde mide, une y cose sus creaciones o peticiones que han llegado de varios lugares en México, así como internacionales, por ejemplo Japón, Alemania y Estados Unidos.

“En un tiempo yo decía ‘mis máscaras son mágicas’; me decía mi mujer: ‘¿Por qué?’ pues porque se convierten en lo de la alacena, se convierten en gasolina y en más”, expresó.

Al inicio las regaló debido a detalles con los que aprendió poco a poco todo lo relacionado con la flexibilidad de las telas, las aplicaciones y diseños. Hoy una máscara profesional para adulto de Don Lalo puede adquirirse desde los 500 pesos hasta los mil 500 pesos, de acuerdo con la complejidad del trabajo.

“Aparte de que es mi vocación trato de manejar todo con honestidad y eso ha sido muy importante en mi actividad, para mí es una pasión, yo lo tengo hasta en los tuétanos”, dijo.

Además con una sonrisa en el rostro agrega que a pesar de 23 años, no se encuentra ni un poco aburrido de su actividad, por el contrario había días en los que trabajaba hasta 12 horas diarias y a veces se rompen hasta las barreras de lo real para soñar con diseños, máscaras y personajes.

Amor por la lucha, paciencia, saber dibujar, conocer de proporciones y de materiales, son los requisitos que se requieren para ser un buen mascarero, explicó.

“Aquí yo tengo arraigo, Ciudad Juárez yo la amo, ella me dio una oportunidad”, señaló.

A sus 60 años de edad, para Don Lalo, ser mascarero es un trabajo muy especial, y considera a las máscaras como un símbolo internacional mexicano igual de importante que el sombrero de charro.

[email protected]



comentarios





también te puede interesar