Nacional

Viven federales hacinados en tráileres durante 4 años

Agencia Reforma | Domingo 11 Marzo 2018 | 00:00:00 hrs

Agencia Reforma  / El campamento de los agentes en una aeropista de Chilpancingo, Guerrero

Chilpancingo, Guerrero— Luego de ocupar los mejores hoteles de la zona, elementos de la Policía Federal viven ahora hacinados, sin ventilación y con deficientes servicios en tráileres estacionados en la aeropista de esta ciudad desde hace cuatro años.


Dependiendo de los operativos, entre 10 y 15 agentes o a veces hasta 20 duermen en las cajas de 25 tráileres que miden 12 metros y que están estacionados en la aeropista.

En su interior hay baño y regaderas, pero el agua se las surten por pipas ya que en este lugar no existe una toma de este servicio.

Los elementos policiacos lavan su ropa en la intemperie y aunque tienen un comedor colectivo en esta misma área, muchos prefieren comer lo que les ofrecen algunas fondas que están afuera de la valla ciclónica.

“Aquí en el piso lavamos nuestra ropa y aquí mismo están nuestros tendederos”, señala un federal. Cuenta que cuando hay muchos agentes, los dormitorios no alcanzan.

“Hay veces que aquí no se puede descansar y lo que necesitamos es eso porque aquí en Guerrero las jornadas son extenuantes por todo lo que pasa aquí”, refiere.

“Hay veces que nos mandan a la autopista del Sol a disuadir las protestas de los maestros, estudiantes o de otras organizaciones”.

Sin embargo, reconoce que desde 2016, no ha habido necesidad de que ellos entren en acción desalojando a los manifestantes.

Y que ahora a lo que más los mandan es a los operativos para combatir la delincuencia en las calles de esta capital y la Sierra.

El número de agentes que aquí viven varia, a veces hay 200 ó 300 y otro grupo de alrededor de cien de fuerzas especiales.

Además, aquí donde habitan los federales, es una zona considerada por las autoridades como de alta peligrosidad ya que por este rumbo operan células de la delincuencia organizada.

“Aquí corremos el peligro hasta de que nos pase algo”, dice el agente.

Sin embargo, en la aeropista hay también vigilancia del Ejército Mexicano y a un costado está un cuartel de la policía estatal.

Pese a todo, muchos federales ya se acostumbraron a vivir en la pista ya que incluso tienen instaladas sus antenas de televisión por cable.

En el 2014 los agentes fueron echados de los hoteles donde vivían debido a que el gobierno federal se negaba a pagar dos millones de pesos por el servicio de hospedaje.

En el 2013 el Comisionado de la Policía Federal envió a cientos de federales porque los maestros protestaban en contra de la reforma educativa.

Un años después se intensificaron las movilizaciones, principalmente en la autopista del Sol por el conflicto de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En ese año, había más de dos mil federales distribuidos principalmente en Chilpancingo y Acapulco.

“Los policías federales estaban hospedados en los mejores hoteles de Chilpancingo, de cuatro y cinco estrellas, pero no querían pagar”, refiere Rigoberto Payán Mejía, dirigente de la Asociación de Hoteles y Moteles.

Recordó que también en Acapulco, los hoteleros les suspendieron el servicio a los agentes federales porque tampoco el gobierno quería pagar 25 millones de pesos.

Payán Mejía dijo que afortunadamente al final la Federación pagó los adeudos, pero tuvieron que desalojarlos.

Por su parte, Jesús Urióstegui Alarcón, director del Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG) dijo que también en 2014 un grupo de policías federales se hospedaron en el hotel Jacarandas en donde también había un adeudo.

Este hotel ubicado a 100 metros de la residencia oficial de Casa Guerrero, es propiedad de este organismo descentralizado.

“Si supe que había un adeudo, pero lo pagaron e incluso los agentes se siguen hospedando sin ningún problema porque estoy seguro que están pagando”, dijo. (Jesús Guerrero/Agencia Reforma)





comentarios