Opinión

Funcionario cobra también como maestro de tiempo completo

LA COLUMNA
de El Diario | Martes 13 Marzo 2018 | 00:00:00 hrs

 /

• Antes de iniciar la guerra Anaya se ve perdido


• Alarga Corte agonía de chivos en cristalería


 

No es virtud de cualquiera el don de la ubicuidad. Ejemplos hay a pasto cuando de servicio público, dinero público y burocracia se trata. Es el paraíso con cargo al desangrado pueblo.

Traemos hoy a colación el ejemplo del exrector de la universidad privada Lasalle, Miguel Angel Valdez García, a quien el gobernador Javier Corral Jurado convirtió en subsecretario de educación media y superior de la Secretaría de Educación y Deporte. Su hombre de confianza al arrancar la administración.

No perdió el tiempo el funcionario amplio conocedor de la educación por paga, ignorante completo de la educación pública. Apenas llegó al cargo se emparentó políticamente con los panistas juarenses, en particular con la subsecretaria de Educación en Juárez, Judith Soto, la que por supuesto cuenta hoy con los más altos privilegios más lejos inclusive que su área.

No se quedó conforme Valdez con los dividendos que le produce la carnosa función estatal. Tenemos datos que lo ubican ahora como maestro de tiempo completo en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ).

Insólito, increíble pero así es. ¿Es subsecretario de Educación en todo el estado y además catedrático de tiempo completo en la máxima casa de estudios juarense? En efecto, y en ambas partes cobra. Reconocemos que la cifra no puede ser exacta pero en el estado la nómina es por alrededor de 49 mil pesos mensuales mientras la “cátedra” en la universidad suma otros 25 mil pesos más o menos.

Desde luego hay transa de por medio. Es imposible que el funcionario pueda atender esas dos funciones al mismo tiempo. También es increíble que admita semejante situación un régimen que presume de modesto, austero y decente. Una prueba más de que se trata de mera demagogia engañabobos.

***

Antes de comenzar parece la guerra terminada para el candidato presidencial de Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés. La campaña electoral de tres meses inicia el primero de abril próximo. Acaba de concluir la llamada intercampaña que colocó al panista con un promedio de 21 por ciento de intención de voto contra 34 por ciento del permanentemente puntero, Andrés Manuel López Obrador y 13 por ciento el priista José Antonio Meade Kuribeña.

Esos números están promediados de los sondeos llevados a cabo por las distintas casas encuestadoras entre el primero de noviembre del 2017 y el tres de marzo de este año. Parametría, Reforma, Consulta Mitofsky, El Financiero, Buendía y Laredo, GEA ISA, algunas de ellas.

Sigue la campaña apenas termine la Cuaresma. Anaya avanzó considerablemente tras conseguir la derrota de todos sus oponentes al interior del blanquiazul y del PRD. Provocó la renuncia de Margarita Zavala al PAN y desarmó por completo a Rafael Moreno Valle y a Javier Corral Jurado. También reventó al perredista jefe de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. Todos ellos buscaron la postulación presidencial.

Anaya fue derrotado en la intercampaña porque terminó exhibiéndose como un político sin crédito digno de ninguna confianza, ni para lo bueno ni para lo malo. Amenaza a la corrupción en el sistema político mexicano pero es uno más de ellos, acusado de enriquecimiento discordante con sus ingresos como burócrata, lavado de dinero, etc.

Ni legal, ni política, ni mediáticamente pudo convencer Anaya a los mexicanos sobre su inocencia en las acusaciones de corrupción. Eso dicen las encuestas. Por otra parte también sus opositores han concluido que ni prestada le pueden conceder la Presidencia de la República porque sería cometer el mismo error que cometieron con Javier Corral: por quitarse a una pieza incómoda como César Duarte, apoyaron a otro que los ha traicionado por todos los costados. Miguel Ángel Osorio de topes contra la pared.

Qué desventurada paradoja... ¿Anaya derrotado por Corral?

***

Buen show armaron las autoridades municipales chihuahuitas el fin de semana para una función de box que dejó fuera del espectáculo a cerca de mil 500 personas con boleto pagado en mano.

Peleó el ídolo local Marco “El Dorado” Reyes, contra un bultito “ché boludo” argentino, Miguel Angel “El Pibe” Suárez.

Como haya sido, “El Dorado” es garantía de lleno total; de negocio redondo. Era obvio que la alcaldesa, María Eugenia Campos, debió tomar las suficientes medidas preventivas pero en lugar de hacerlo ahora le echan la culpa a la empresa que organizó el evento.

Dicen que regalaron boletos de más. No los creemos tan torpes para meterse en un lío semejante. Más bien nos atenemos a la creencia generalizada: la transa entre funcionarios de Gobernación municipal y algún representante de la empresa, por supuesto. Dicen que regresarán el dinero pero ni eso pagará el mal momento que hicieron pasar a los desencantados fans. Unos tres mil votos el golpe, para empezar.

***

Dejó la Suprema Corte de Justicia las arterias tensas al punto del infarto, el estómago volteado y el cráneo a punto de estallar. Inquilinos de Palacio de Gobierno y el Supremo Tribunal de Justicia, considerablemente en menor medida diputados y funcionarios menores del Congreso del Estado, seguirán sin pestañear hasta este martes o toda la semana para conocer la resolución sobre la existencia del Consejo de la Judicatura como ahora está y la situación legal del presidente del Tribunal, Julio César Jiménez.

Ayer iniciaron su sesión ordinaria los señores ministros y ministras de la Suprema Corte. En el orden del día tienen los susodichos asuntos. El primer tema (equis para Chihuahua) les llevó mucho tiempo como se esperaba y decretaron receso para continuar hoy y/o los días subsecuentes que necesiten. El gobernador, Javier Corral, y gran parte de su palomilla, literalmente se comen las uñas. La decisión correspondiente tiene qué ver con la luz verde para que sigan actuando frente a los poderes del estado como chivos en cristalería o los metan en cintura al menos en calidad de mientras y con esos temas.





comentarios