Opinión

Dos más dos... ¿Cinco?

Francisco Ortiz Bello
Analista | Viernes 10 Agosto 2018 | 00:00:00 hrs


Hay temas, conceptos, posturas, opiniones en las que se puede tener tantas percepciones distintas como personas las aborden. De hecho, casi todo en este mundo está sujeto a la percepción de quien lo analiza o visualiza. Casi todo.

Precisamente un principio jurídico señala que, en un conflicto hay tantas verdades como partes en el mismo, y que cada parte puede tener la razón aunque parezca descabellado, pero así es.

Es de sobra conocido que, en materia de interpretación de la ley cada abogado, cada ministerio público, cada juez o cada magistrado pueden tener una visión distinta del mismo tema y, por tanto, encontrar el “razonamiento jurídico” que sustente su postura, aunque esta sea encontrada o diferente con la de los demás.

En la práctica, esa es la razón de ser de las tesis jurisprudenciales. Documentos eminentemente técnicos que profundizan en el razonamiento teórico-jurídico de tópicos controversiales, y que se elaboran precisamente para evitar o acotar el margen de la interpretación ambivalente o indebida.

Pero, afortunadamente, hay temas en los que no caben absolutamente las interpretaciones. Las matemáticas por ejemplo. Dos más dos siempre serán cuatro. Siempre. No cinco, ni tres… Siempre cuatro. No hay espacio para la interpretación jamás.

Comento lo anterior porque hoy viernes, los magistrados del Tribunal Estatal Electoral deberán de resolver sobre los juicios de inconformidad, que recayeron sobre la elección de presidente municipal en esta frontera.

Uno que interpuso el Partido Encuentro Social, otro del actual presidente electo Javier González Mocken y otro más de el candidato independiente a la reelección y presidente municipal, Armando Cabada Alvídrez. Tres juicios de inconformidad en total que han sido acumulados en un solo expediente para su desahogo por los magistrados del TEE, el día de hoy.

Cabada señala seis agravios en su juicio de inconformidad:

1. Se contaron o capturaron mal 75 casillas (en el recuento de la AME).

2. En 49 casillas hubo funcionarios de casilla que no pertenecían a la sección electoral (anular casillas).

3. En siete casillas hubo sobrantes de boletas totales (anular casillas).

4. En la revisión de votos reservados la AMEJ clasificó indebidamente 528 votos (fuera de los criterios aprobados por el INE).

5 y 6.  Más de 19 mil votos anulados cuando la diferencia original es menor a mil.

Los últimos dos agravios ya fueron resueltos la mañana de ayer por los magistrados del TEE. Declararon improcedente la solicitud para recuento o revisión de votos nulos, porque no existe en la ley fundamento alguno para tal petición.

Pero faltan los otro cuatro que serán resueltos hoy. Y es en donde entra el tema de las matemáticas. El dos más dos. Y es, quizá, el argumento más fuerte y sólido de la inconformidad de Cabada, porque si los magistrados se atienen sólo a corregir las sumas de las actas del recuento que se hizo en la AMEJ, el resultado final es favorable al independiente. No necesitan invocar sesudas y elevadas tesis jurisprudenciales o acudir a controversiales y polémicas interpretaciones de conceptos jurídicos complejos. No. Sólo sumar bien 75 actas de casilla recontadas en la AMEJ.

Y digo que es favorable no porque yo lo desee, o porque lo defienda -creo que solo se defiende bastante bien-, sino porque volvemos al principio básico e incontrovertible de que dos más dos son cuatro, no hay más.

Tan sólo al corregir ese “pequeño error” aritmético al sumar, cometido en la AMEJ -misteriosamente sólo contra el independiente-, el resultado de la elección se revierte, porque esas 75 casillas le representan a Cabada mil 284 votos que “le desaparecieron” en la captura o en la suma, vaya usted a saber. Y si la diferencia final fue de 981 a favor de González Mocken, no se necesita ser un genio para deducir la diferencia.

Adicionalmente a eso, si como se desprende del expediente y de las pruebas presentadas en su juicio de inconformidad se determina anular 56 casillas (por votos sobrantes y funcionarios de casilla no autorizados), eso le representaría otros mil votos aproximadamente a Cabada. Con eso le bastaría para ganar la elección, aunque ya no le concedieran la reclasificación de los votos reservados que fueron enviados a nulos o a candidato no registrado.

Los magistrados del TEE no tienen mucho margen para donde hacerse. Ayer por la tarde trascendió que el proyecto del magistrado ponente Cesar Wong, basado en todo lo descrito anteriormente, revierte el triunfo de González Mocken quien seguramente impugnará dicha resolución. ¿Criticarán igual a Mocken por impugnar de nuevo como criticaron a Cabada?



comentarios





también te puede interesar