Opinión

UACJ: ¿democracia o continuidad?

Lourdes Almada Mireles
Analista | Viernes 14 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs


A mediados del mes pasado se llevó a cabo la elección de rector en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. El maestro Juan Ignacio Camargo Nassar, actual director del Instituto de Ciencias Sociales y Administración, será el responsable de dirigir nuestra institución a partir de octubre.

La UACJ constituye una de las instituciones más importantes de nuestra ciudad y en el momento actual enfrenta grandes retos que tendrán que ser considerados por el nuevo rector para avanzar en su desarrollo y consolidación.  Un profesor con bastante antigüedad en la universidad, me comentaba la urgencia de que ésta se transforme. “Es tiempo de que se consolide como una institución pública”, sostenía. Al hacer un recuento de la historia, recordaba su surgimiento como una institución “pequeña” que se manejaba casi como una empresa “entre cuates”. “Así eran las cosas. No había una participación real; todos fuimos parte de eso, así era la institución”.

Y continúa: “Si el jefe te decía que te tocaba ser consejero o que te tocaba ser parte de la planilla del sindicato, participabas, sin mucha conciencia de lo que implicaba. Así creció la institución y nunca se había pensado –hasta la elección pasada del Sindicato en ICSA–, que podía ser de otra manera” (se refiere a la primera elección sindical que se desarrolló mediante voto secreto, no a mano alzada y en la que por vez primera hubo una participación real de varias planillas).

El momento actual de la universidad combina varias situaciones que constituyen un verdadero reto. Por una parte, esa forma “tradicional” de ejercer el poder y de controlar la vida institucional ha dejado de ser funcional, ante las dimensiones actuales de la institución y la necesidad de instancias formales, basadas en la legalidad y la vida democrática. Esto implica revisar en serio la Ley Orgánica y los reglamentos universitarios para generar los ajustes necesarios, así como abrir de verdad los espacios para la participación activa de la comunidad universitaria.

Durante la administración que está por concluir, se exacerbaron la discrecionalidad y el autoritarismo y se presenciaron, como nunca antes, acciones de exclusión de los cuerpos colegiados y académicos contra quienes piensan diferente o se atrevieron a ser críticos a la autoridad. Se retrocedió en temas como la transparencia, en que la UACJ se había distinguido como institución responsable y sin embargo ha sido reprobada en los últimos tiempos por el Instituto Chihuahuense de Transparencia y Acceso a la Información (Ichitaip) con 3.2 puntos de 10.

La urgencia de los cambios se hace latente cuando las formas de gobierno y administración de la institución se vuelven contra sí misma. Si esta forma de organizarse atenta ya contra la calidad académica, actuar sobre ello se vuelve impostergable.

El próximo rector recibe esta universidad. Tiene la opción de optar por la continuidad, reproduciendo las formas autoritarias, la opacidad y la discrecionalidad en el manejo de los recursos, el temor a la participación de estudiantes y profesores (as), el enclaustramiento de sus programas, desconectándose de las exigencias del contexto, entre otras, lo que nos seguirá condenando a bajar los niveles académicos y debilitando la institucionalidad y el respeto a los derechos.

O puede optar por trabajar aprovechando la creatividad y las posibilidades infinitas que se abren cuando se parte de una base de confianza y se promueve e incentiva la participación de la comunidad universitaria. Asumir que el mayor recurso que tiene la UACJ es su comunidad universitaria será sin duda el mayor de los cambios a realizar. El próximo rector tiene la posibilidad de impulsar una transformación de fondo, que consolide su vida democrática, que favorezca procesos de participación desde los que la creatividad y el invaluable recurso que representan su planta docente y su comunidad estudiantil se activen y/o potencien a favor del desarrollo  interno y de la ciudad.

Como me dijo un alumno de licenciatura, al discutir sobre la importancia de promover el empoderamiento de la comunidad: “Esa sería la mejor forma como la universidad podría utilizar todos los recursos y la creatividad que tenemos. Estoy seguro que la UACJ sería mucho mejor y también estoy seguro de que la sociedad ganaría mucho con profesionistas seguros, propositivos, creativos, rebeldes”.



comentarios





también te puede interesar