Deportes

Adiós en el Jalisco a Rafa Márquez

El Diario de Juárez | Viernes 20 Abril 2018 | 22:02 hrs

Guadalajara– ¡Por la puerta grande!

Explosión de emociones se vivieron en el triunfo del Atlas 1-0 sobre las Chivas en el último clásico tapatío de Rafael Márquez.

El Estadio Jalisco, cerca del lleno, ovacionó a Rafa Márquez en todo momento, desde la salida a calentar, al momento del protocolo y al ser nombrado por el sonido local. La Barra de los Zorros levantó una manta con su imagen, el público se entregó y la atmósfera se rodeó de aplausos hacia el eterno capitán. Fue su noche.

El resto de jugadores del Atlas jugaron como lo ameritaba la ocasión, fueron intensos y mostraron hambre por hacer daño desde el inicio. Milton Caraglio desbordó por la banda izquierda y mandó un centro raso al corazón del área donde Edyairth Ortega remató y anotó el 1-0, apenas al minuto 1.

El canterano metió su primer gol en un Clásico Tapatío y lo festejó efusivamente frente a la barra de Chivas.

A partir del gol los Rojinegros controlaron mejor el juego, en cambio el Guadalajara poco exigió al portero José Hernández; Ángel Zaldívar remató dentro del área tras una buena jugada pero la estrelló en el guardameta.

Los Rojinegros atacaron e exigieron a Rodolfo Cota quién detuvo todos los disparos y salvó a su equipo de más anotaciones.

En el tiempo agregado, Rafa Márquez salió de cambio. El Jalisco se rindió ante él, el público se levantó, aplaudió y coreó su nombre.

Márquez caminó lento hacia la banda y respondió con aplausos la ovación del público, Matías Almeyda lo abrazó al salir del campo.

El Atlas consiguió su mejor triunfo del Clausura 2018 y le dio la despedida a su capitán, quizá el tiempo lo ponga como directivo o entrenador pero hoy, se inmortalizó como el mejor jugador de los Rojinegros del Atlas.

Gerardo Espinoza sumó su tercer triunfo como técnico rojinegro, sin duda también la mejor victoria de su corta carrera en el banquillo, levantando la mano para quedarse en el banquillo rojinegro.

@

también te puede interesar