Deportes

Aúllan

Associated Press | Domingo 22 Abril 2018 | 00:00:00 hrs

Minneapolis—  Jimmy Butler encestó cuatro tiros de tres como parte de sus 28 puntos acumulados y Karl-Anthony Towns despertó tras un muy mal comienzo en la serie con 18 puntos y 16 rebotes, conduciendo a los Timberwolves de Minnesota para vencer a los Rockets de Houston 121-105 en el tercer partido del sábado por la noche, siendo su primera victoria de postemporada en 14 años.

Jeff Teague anotó 23 puntos y Andrew Wiggins contribuyó con 20 puntos y otros cuatro disparos de tres, ayudando a los Timberwolves a igualar la marca de los Rockets por detrás del arco y luego terminar con una cómoda ventaja gracias a una actuación con un 50 por ciento de sus disparos encontrando el aro.

Derrick Rose agregó 17 puntos salido de la banca para los Timberwolves, quienes intentarán empatar la serie con una victoria en el cuarto partido el lunes por la noche.

James Harden se mantuvo a la cabeza con 29 puntos, pero Chris Paul fue expulsado de la cancha por fauls con 17 puntos y los Rockets sólo encestaron 15 de 41 intentos de disparos desde la distancia de los tres puntos.

Los Rockets encestaron cuatro disparos de tres en sus últimas siete posesiones de la primera mitad para convertir un déficit de 11 puntos en una desventaja de tan sólo un punto en menos de tres y medio minutos hasta llegar al medio tiempo. Butler se torció su tobillo izquierdo a esas alturas del partido, ocasionando algo de ansiedad en la arena. No requirió, ni aceptó, atención médica y regresó después del intermedio sin señal alguna de que se hubiera lastimado.

Taj Gibson se mantuvo al acecho de Harden y forzó un elevado tiro de tres, desatando los alaridos del público, quienes se mantuvieron ruidosos durante toda la noche con los Timberwolves al frente 77 a 70. Towns se abrió camino sobre Ryan Anderson para conseguir un tiro elevado y una jugada de tres puntos con 1:57 minutos restantes en el tercer cuarto, imponiendo una ventaja de 10 puntos, y flexionó sus bíceps hacia la multitud después del silbatazo mientras caminaba como King Kong hacia la esquina de la cancha para celebrar.

Los Timberwolves cerraron el periodo con una racha de 26-14, y produjeron ataques de 15-3 y 11-2 en el último cuarto para luego desatar toda su fuerza a manera que su plan de acelerar el ritmo del partido se llevaba a cabo a la perfección, contra un equipo de los Rockets que perdió parte de su energía tras el cambio de sede en Minneapolis.

también te puede interesar