Deportes

'No venimos a vacacionar'

Associated Press | Martes 11 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Culiacán.- A Diego Armando Maradona la posibilidad de dirigir en México lo sedujo no sólo por el reto deportivo que implica buscar el ascenso con un equipo de pocos blasones y reciente creación. La aventura le brindaba la posibilidad de probar a sus detractores que sus problemas extracancha han quedado en el espejo retrovisor.

Un sonriente Maradona asumió ayer formalmente su puesto como nuevo entrenador del Club Dorados de la Degunda División, con el que se arregló la semana pasada, en un anuncio que sorprendentemente vinculó a uno de los mejores futbolistas de la historia con un equipo que ocupa los últimos puestos de su circuito y que tiene como sede una ciudad considerada la cuna del narcotráfico en México.

Maradona pasó más una década lidiando con problemas de drogas luego que la FIFA le suspendió brevemente tras dar positivo por cocaína en 1991. También dio positivo de dopaje durante el Mundial de 1994. Se le llegó a negar el ingreso a Estados Unidos, y debió buscar tratamiento a su adicción en Cuba. Fue hospitalizado en 2000 y otra vez en 2004 por problemas cardiacos.

“Todos somos juzgados y creemos tener la palabra de la verdad, pero cuánta gente hay aquí que hace peores cosas que nosotros y no salen en ningún diario”, dijo Maradona durante una rueda de prensa en un lujoso hotel de esta ciudad. “Yo vine aquí a trabajar y vine a dejar mi corazón”.

En México, surgieron reportes no confirmados por el club, acerca de que Maradona devengará un sueldo mensual de 150 mil dólares, que lo convertirían en el segundo estratega mejor remunerado en el país a pesar de estar en la Segunda División y que sus resultados como entrenador han sido dispares.

El “Pelusa” llevó a la selección de Argentina hasta los cuartos de final en el Mundial de 2010 y luego condujo a los clubes Al Wasl y Al-Fujairah en los Emiratos Árabes Unidos.

“Dicen que no he ganado títulos, pero tengo un ascenso, papá. No pongan ceros cuando hablen de mi carrera como entrenador”, dijo Maradona, quien viene de trabajar con el Al-Fujairah, al que dejó antes de concretar el ascenso.

El equipo árabe ganó una promoción tras la salida del ‘Pelusa’ y eventualmente subió a primera división.

“Ahora le voy a hablar a la gente de Culiacán y decirles que no venimos de paseo, no venimos de vacaciones, venimos a trabajar y a darle una mano a los muchachos, si la gente está con nosotros y con lo que yo le pueda inyectar a los jugadores anímicamente va a ser bravo ganarnos”.

Antes de llegar a México, Maradona acaparó titulares por su errática conducta en el Mundial de Rusia, donde hizo un gesto obsceno con los dos dedos del medio de sus manos, luego que Argentina anotó un gol agónico para vencer 2-1 a Nigeria y fue captado en videos que lo mostraban aturdido y tambaleante en los asientos. En otro partido hizo un gesto discriminatorio hacia un aficionado surcoreano.

también te puede interesar