Economía

Devoran EU y Brasil avicultura mexicana

Reforma | Lunes 03 Septiembre 2018 | 07:32 hrs

Monterrey— Los productores de pollo en México están siendo devorados por sus competidores estadounidenses, ello con el visto bueno de la Secretaría de Economía (SE), advirtió la Unión Nacional de Avicultores (UNA).

César Quesada, presidente de UNA, alertó que las importaciones de pierna y muslo de pollo de Estados Unidos están depredando a la industria del ramo en México pues, a sabiendas de la SE, siguen entrando a precios dumping y ya representan casi una quinta parte del consumo nacional.

Desde el 2012, detalló, la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI), perteneciente a la SE, resolvió que a esas importaciones deberían aplicárseles un arancel compensatorio de entre 29 y 129 por ciento.

Pero sostuvo que el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, desestimó desde entonces la opinión de la UPCI, lo que derivó en mayores envíos, además de la cancelación de inversiones de productores de pollo en el país.

En los últimos 10 años, las importaciones de pierna y muslo subieron de 166 mil a 517 mil toneladas, refiere la Administración General de Aduanas, y la avicultora mexicana asegura que aunque esas compras entran con menor precio, el menor valor no llega al consumidor final.

"La tasa de crecimiento de importaciones de pierna y muslo sí es muy preocupante, las importaciones se están comiendo poco a poco mercado y el problema es que a este ritmo en pocos años van a terminar depredando la producción nacional", sostuvo Quesada.

"Desde 2012, la UPCI comprobó que la pierna y muslo de pollo de Estados Unidos está ingresando con precios dumping y recomendó aranceles compensatorios, pero el Secretario de Economía se niega a aplicarlas; hemos impugnado y nos hemos amparado, pero no les ganamos ni una, no les ha importado nada, así se las gastan (en la SE)".

A la par de este problema, Quesada indicó que la SE sigue extendiendo el cupo de derivados de pollo que abrió en el 2013 para Brasil, no obstante que ya fue superada la contingencia por la que fue autorizado y que la producción nacional sigue creciendo.

Según Aduanas, entre el 2012 y el 2016, las importaciones de pechuga promediaron 30 mil 800 toneladas por año y en el 2017 subieron a casi 114 mil, el 75 por ciento de ellas de Brasil.

En el primer semestre del 2018, las importaciones de Brasil fueron 77 por ciento mayores que las del mismo lapso del 2017.

Un análisis de la UNA revela que del total de importaciones de carne de pollo, el 84.44 por ciento viene de Estados Unidos, el 15.51 por ciento de Brasil y el 0.05 por ciento de Chile.

Quesada aseguró que la industria del pollo en México tiene potencial para estar creciendo su producción a tasas del 10 por ciento, pero que el alza de las importaciones en condiciones desleales está limitando la oferta nacional a niveles del 2 o 3 por ciento.

 

también te puede interesar