El Paso

Premia Casa Blanca excelencia de catedrático de UTEP

Roberto Carrillo Arteaga
El Diario de El Paso | Jueves 23 Agosto 2018 | 00:00:00 hrs

El doctor en física (centro)
El galardón
El incansable trabajo del mexicano Jorge Alberto López Gallardo, profesor de Física de UTEP, fue reconocido por la Casa Blanca con el máximo galardón que se otorga a quienes promueven el estudio de las ciencias.

Sin embargo, haber recibido el Premio Presidencial a la Excelencia en Tutoría de Ciencia, Matemáticas e Ingeniería y Tutoría (PAESMEM) no ha hecho que el nativo de Ciudad Juárez olvide a su país de origen, y del mismo modo promueve los programas de maestría y motiva a los estudiantes mexicanos a cruzar la frontera para continuar sus estudios.

“De entrada me da mucho orgullo que se reconozca mi trabajo, el que he realizado a través de los años promoviendo proyectos de investigación entre los estudiantes, siempre buscando maneras para que los jóvenes se interesen en la ciencia”, afirmó en entrevista con El Diario.

Desde 1991 el profesor de Física tuvo su primera oportunidad de convertirse en mentor de los científicos del futuro en UTEP, su alma máter, y desde entonces no ha cejado en su infatigable recorrido entre las high schools locales y de otras latitudes para promover las ciencias.

Esta labor le ha sido recompensada con el PAESMEM, que se otorga a 13 personas cada año, y que le fue concedido al mexicano el pasado mes de junio.

“Este premio fue instituido en 1995, pero inexplicablemente se dejó de dar en el 2014, pero en esta oportunidad se entregaron los reconocimientos a 41 personas y organizaciones que los habían merecido desde entonces”, dijo López Gallardo.

La ceremonia de entrega del galardón se llevó a cabo en el 26 de junio pasado en la National Portrait Gallery del Museo de Arte Americano Smithsonian en Washington D.C.

“Al parecer la actual administración del presidente Trump mostró cierto interés para que se llevara a cabo esta premiación, aunque él no apareció en la ceremonia que organizó la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF)”, subrayó López, el segundo nativo de Ciudad Juárez que ha recibido este reconocimiento.

“En la historia de la UTEP tan sólo ha habido otra persona que ha recibido este premio, hace más de diez años, y me refiero a Benjamín Flores, quien estudió conmigo en el Colegio Americano de Ciudad Juárez, y curiosamente, aunque él era más joven que yo, tuvimos los mismos profesores”, afirmó.

En esta oportunidad también se premió al doctor Joshua Villalobos, decano de El Paso Community College, el otro profesor de El Paso que asistió a la ceremonia.

“Me siento muy honrado de haber recibido este premio. Es un honor de extremo prestigio. Y abre las puertas a más subsidios y a la participación en más proyectos de tutoría”, sostuvo el profesor de UTEP.

Al paso de los años cientos de estudiantes nacionales y extranjeros han recibido el consejo de López Gallardo para enfocar sus estudios y carreras a las ciencias, desde su llegada a UTEP como profesor asistente, hasta sus viajes a otros países donde ha sido invitado como orador y presentador de sus trabajos.

Interés en lo político

“Gracias a mi libro ‘Basta de Fraudes Electorales’ he visitado recientemente diferentes ciudades de México, siempre promoviendo el estudio de las ciencias, y afortunadamente hemos podido contratar como asistentes a quienes buscan estudiar sus maestrías, sin necesidad de una beca”, sostuvo el investigador.

Lo mismo López ha viajado a Europa como a Latinoamérica, y en cada oportunidad su deseo de motivar el estudio entre los jóvenes investigadores rinde frutos.

“En este semestre van a iniciar sus estudios en UTEP un par de estudiantes de Hermosillo, y otra mas de Puebla, donde apenas estuve hace unos meses”, dijo López sobre su especial interés entre sus paisanos.

Simpatizante de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, López se ofreció incluso a dar clases en la universidad que el entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México estableció.

“Mi propuesta era ir en el verano y dar clases gratis, que es una propuesta que sigue en pie, pero incluso el director del Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México) me dijo que hacía mejor bien estando en UTEP”, comentó.

Minero de corazón

Sobre la oferta educativa de posgrado en UTEP, López destacó el hecho de que es una excelente primera opción para los estudiantes mexicanos o hispanoparlantes.

“La cercanía con México, el idioma, el poder perfeccionar el inglés, la facilidad de hacer amigos es algo que hace a los programas de maestría de UTEP ideales para los estudiantes mexicanos, y ya con estas bases se les recomienda estudiar el doctorado en otras universidades”, afirmó.

“Comparativamente no somos una universidad grande, pero tenemos muy buenos planes de estudio y sobre todo amortiguamos el choque cultural”, señaló López Gallardo, quien cumplió en la víspera 29 años como profesor de Física.

“La rectora de UTEP, Diana Natalicio, ha trabajado muy duro para convertir nuestra universidad en una reconocida institución dedicada a la investigación”, afirmó.

“Los estudiantes están enterados de ello. Pero cuando vienen aquí, ellos quieren sentirlo también. Cuando saben que están sentados en un salón de clases con un profesor que ha sido honrado por la Casa Blanca, ven una diferencia en la enseñanza. Ponen atención. En verdad piensan, ‘estoy recibiendo algo muy especial’”.

El doctor Robert Kriken, decano del Colegio de Ciencias de UTEP, dijo que López representa al tipo de mentor que todos los maestros deben seguir como ejemplo.

“Jorge López es el modelo a seguir de lo que todo miembro de la facultad debe aspirar a ser. Se preocupa intensamente por sus estudiantes, invierte su tiempo en su crecimiento académico y desarrollo de sus carreras por medio de un nivel de sacrificio que es genuino y determinado. Está completamente dedicado al éxito de sus estudiantes, del Colegio de Ciencias y de UTEP como partes de un todo”.

Historia apegada al éxito

López arribó a UTEP en 1990 después de obtener un doctorado en Física Nuclear en la Universidad de Texas A&M, cursó cuatro años como investigador posdoctoral en Copenhague, Dinamarca, y en Berkley, California, y un período de un año en el Politécnico de California en San Luis Obispo.

El originario de Ciudad Juárez se graduó de UTEP con licenciatura en Ciencias en 1977, y con maestría en Ciencias en 1979.

Su regresó a El Paso fue enfocado en estar más cerca de su familia. Pero también buscaba algo más.

“Quería hacer una diferencia”, dijo López.

Llegó dos años después de que la rectora Natalicio asumiera su cargo. Desde entonces ha aceptado y se ha adherido a la misión de acceso y excelencia de la rectora para los habitantes de ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Estamos unidos por el deber de servir a los estudiantes de El Paso, pero también tenemos el deber de servir al lado mexicano de la frontera. Económica y académicamente hablando, estamos entrelazados. La universidad es una luz que guía el camino de la región entera”, aseveró.

López ha visto el crecimiento de veintenas de estudiantes de licenciatura y a 38 estudiantes de maestría graduarse. También ha dirigido las tesis como profesor adjunto de dos estudiantes de doctorado.

Sin embargo, su labor se extiende a asistir a sus estudiantes para conseguir empleos, y adicionalmente para asumir papeles como profesores e investigadores por todo el mundo.

rcarrillo@diariousa.com

también te puede interesar