El Paso

Fallece John McCain, héroe de guerra y disidente por siempre

The New York Times | Domingo 26 Agosto 2018 | 00:00:00 hrs

El senador apenas había abandonado su tratamiento contra el cáncer
Fue elegido senador por primera vez en 1986
Nueva York— John S. McCain, el orgulloso aviador naval quien escaló desde los confines de la desesperación como prisionero de guerra en Vietnam hasta las cumbres del poder como congresista republicano y senador de Arizona y dos veces contendiente por la presidencia, murió el sábado en su casa en Arizona. Tenía 81 años.

De acuerdo con un comunicado de su oficina, McCain murió a las 4:28 p.m. tiempo local. Había sufrido un tumor cerebral maligno, llamado glioblastoma, para el cual había estado recibiendo tratamiento periódicamente con radiación y quimioterapia desde que le fue diagnosticado en el 2017.

A pesar de su grave condición, pronto hizo una dramática presencia en el Senado para votar en contra de la iniciativa de su partido para revocar la Ley de Salud Asequible. Pero aunque no pudo estar en el Senado para la votación de la propuesta de ley fiscal republicana en diciembre, su aprobación fue crucial, aunque no decisiva, siendo el único triunfo legislativo del año para la administración de Trump.

Un hijo y un nieto de almirantes de cuatro estrellas quienes fueron sus más influyentes héroes, McCain portó su distinguido nombre en batalla y en las luchas políticas por más de medio siglo. Fue una odisea impulsada por la cruda ambición, los instintos conservadores de un destacado militar, una rebeldía evidente desde su niñez y un temperamento que en ocasiones rayaba en la explosividad.

Nunca antes estos atributos se manifestaron con mayor intensidad que en Vietnam, donde le fue arrebatado todo su carácter. Vociferó con maldiciones altisonantes contra sus captores. Debido a que su padre era el comandante de todas las fuerzas estadounidenses en el pacífico durante la mayor parte de sus cinco y medio años en cautiverio, McCain, un teniente comandante de la Marina, se convirtió en el más famoso prisionero de la guerra, una víctima de horrendas torturas y una herramienta de los propagandistas enemigos.

Siendo derribado mientras volaba sobre Hanói, sufriendo fracturas en ambos brazos y una pierna, fue sujeto a confinamiento solitario por dos años y era golpeado con frecuencia. Por lo regular era suspendido de cuerdas atadas a sus brazos por su espalda. Intentó suicidarse en dos ocasiones. Llegó a pesar tan sólo 105 libras. Renunció a una liberación temprana para mantener su honor y evitar un golpe de propaganda de parte del enemigo o poner en riesgo la moral de sus compañeros prisioneros.

Finalmente se rindió ante la tortura y firmó una “confesión”. Nadie la creyó, aunque tuvo que lidiar con la carga de culpa de haber traicionado a su país. Para millones de estadounidenses, McCain era la encarnación de la valentía: un héroe de guerra que regresó a casa en muletas, psicológicamente dañado y su cuerpo herido, pero su espíritu se mantuvo intacto. Se sometió a largos tratamientos médicos y rehabilitación, pero quedó permanentemente discapacitado, sin poder levantar sus brazos sobre su cabeza. Alguien tenía que peinar su cabello.

Su madre, Roberta McCain, incansable admiradora de la Marina, inspiró su carrera política, tras retirarse de la Marina e instalarse en Arizona, McCain ganó dos periodos en la Cámara de Representantes, de 1983 a 1987, y seis en el Senado. Era un republicano de la era de Reagan, pero posteriormente navegó tanto en la izquierda como en la derecha, un disidente que desafió a los líderes de su partido y entabló acuerdos mutuos con los demócratas.

Perdió la nominación presidencial del año 2000 ante George W. Bush, quien ganó la Casa Blanca.

En el 2008, contra el trasfondo de una creciente crisis financiera, McCain logró la más intrépida hazaña de su carrera política, fue en busca de la Presidencia contra el primer afroamericano nominado por el Partido Demócrata, Barack Obama. Con el reconocimiento nacional, un récord por la reforma financiara de campañas y una reputación bien afianzada, McCain ganó una serie de elecciones primarias y capturó la nominación republicana.

Pero su selección de la gobernadora Sara Palin de Alaska como su compañera de campaña, aunque habría parecido una acción un tanto atrevida en apego a su reputación de disidente, demostró ser una severa limitante. Ella fue la segunda mujer nominada a la vicepresidencia (y la primera republicana), pero los votantes tenían sus dudas sobre sus cualidades para servir como presidente, y sobre la edad de McCain –habría tenido 72 años, la persona más longeva en ocupar la Casa Blanca.

En algunos mítines de McCain, las cáusticas multitudes despreciaban a las personas afroamericanas y a los musulmanes, y cuando una mujer dijo que ella no confiaba en Obama debido a que “él es un árabe”, McCain, en uno de sus momentos más admirables de su campaña, respondió: “No, señora. Él es un hombre decente de familia, un ciudadano con el que simplemente yo estoy en desacuerdo en ciertos asuntos fundamentales.”.

El día de las elecciones, McCain perdió la mayoría de los estados indecisos y algunos que tradicionalmente eran republicanos. Obama ganó con el 53 por ciento del voto popular ante el 46 por ciento de McCain, y 365 votos del Colegio Electoral ante los 173 de McCain.

Con el ascenso de Donald Trump, el lanzallamas republicano que viró la política estadounidense hacia la extrema derecha en las elecciones del 2016 para convertirse en presidente número 45, McCain fue uno de los pocos republicanos con una fuerte influencia en el Congreso en oponerse a las duras y provocadoras declaraciones de Trump en Twitter y su oleada de cambios.

John Sidney McCain III nació el 29 de agosto del 1936 en la Estación Aérea Naval Coco Solo en la zona del Canal de Panamá, uno de muchos cuarteles donde su padre, John Sidney McCain Jr. sirvió durante una larga y distinguida carrera en la Marina. Era el segundo de tres hijos. Su madre, nacida Roberta Wright, era heredera de una fortuna petrolera en California.

Con su hermana mayor, Jean Alexandra (quien era conocida como Sandy), y su hermano, Joseph Pinckney McCain II, John creció en un ambiente de frecuentes mudanzas y un padre ausente, una madre cuya presencia se mantuvo sólida y una tradición familiar que se remonta a ancestrales linajes de combatientes en cada guerra de Estados Unidos y hasta los clanes escoceses.

En 1965, McCain se casó con Carol Shepp, una modelo. Adoptó a los dos hijos de ella, Douglas y Andrew, y luego tuvieron una hija, Sidney. Después de una larga separación, la pareja se divorció en 1980. Luego él se casó con Cindy Lou Hensley, una maestra de Phoenix cuyo padre era propietario de una distribuidora de cerveza. Tuvieron dos hijos, John IV y James, y una hija, Meghan, y adoptaron una niña, Bridget, de un orfanatorio bangladesí.



John Sidney McCain III, político estadounidense que fungió como senador de los Estados Unidos de Arizona, donde elegido por primera vez en 1986.

Fecha de nacimiento:

29 de agosto de 1936

Lugar de nacimiento:

Coco Solo, Panamá

Sus padres:

John Sidney McCain Jr. y Roberta Wright

Fecha de fallecimiento:

25 de agosto de 2018

Lugar de fallecimiento:

Phoenix, Arizona

Le sobreviven:

Meghan McCain, Bridget McCain, John Sidney McCain IV, James McCain, Sidney McCain.

también te puede interesar