El Paso

El Paso, ejemplo de crisol cultural

Roberto Carrillo Arteaga
El Diario de El Paso | Miércoles 05 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

La fusión de culturas en la ciudad
A nivel nacional la ciudad de El Paso destaca como un crisol social –“melting pot”– por la diversidad en el origen de sus residentes, de acuerdo a un estudio del portal 24/7 Wall Street, apoyado en datos oficiales.

De acuerdo a dicho estudio, la ciudad de El Paso se posiciona en el sitio 17 en todo el país, entre las urbes donde la integración de migrantes se ha vuelto tendencia.

De tal forma destaca el hecho de que el 25.1 por ciento de los habitantes de El Paso nacieron en otro país, y que el 43.6 por ciento de quienes adquieren la ciudadanía estadounidense por naturalización nacieron en el extranjero.

“El Paso ha atraído a una población significativa por medio de oleadas migratorias”, afirmó Evan Comen, colaborador de 24/7 Wall Street, quien se apoyó en datos oficiales e históricos para sus afirmaciones.

Dentro del período del año 2010 al 2017 la población de El Paso ha aumentado un 2.6 por ciento debido a la inmigración internacional, y de hecho el mayor grupo de inmigrantes en El Paso es de México, con un 90.5 por ciento, detectable en una serie de oleadas migratorias que se dieron incluso desde finales del siglo XIX.

De acuerdo a Comen, la primera gran oleada migratoria se dio después de la Guerra Civil, cuando la población de El Paso (Paso del Norte, en aquel tiempo), ascendió de 736 habitantes en 1880 hasta sumar 10 mil 338 una década después, en 1890.

La vecindad con México, así como la secuela de la Guerra entre México y los Estados Unidos (de 1846 a 1848) fue un factor clave en el incremento de la población en El Paso, Texas, y desde entonces la migración de mexicanos marcó la pauta en esta frontera.

“Otra oleada de crecimiento (poblacional) ocurrió durante la Revolución Mexicana, donde miles de refugiados huyeron de México hacia Texas entre 1910 y 1920”, afirma Comen en su escrito “America’s Melting Pot Cities” (Ciudades Crisol de América).

El autor manifiesta que aunado al conflicto armado de México, que vivió momentos cruciales en la vecina Ciudad Juárez, el hecho de que los residentes de El Paso se enlistaran para pelear en la Primera Guerra Mundial, creó entonces una necesidad de mano de obra que fue alimentada por los mexicanos inmigrantes, así como en la Segunda Guerra Mundial, donde se creó el Programa Bracero que benefició a miles de trabajadores mexicanos que encontraron empleo en los campos de los Estados Unidos.

Crecimiento por migración

Desde el año 2010 la población en los Estados Unidos se ha incrementado en un 5.5 por ciento, y cerca de la mitad de dicho incremento se debe a la migración internacional.

El estudio de 24/7 Wall Street pondera el hecho de que 7.2 millones de nuevos residentes llegaron a los Estados Unidos en los últimos 8 años, y de dicho monto 3.5 millones se establecieron en 10 áreas metropolitanas.

Mientras en El Paso se reconocen como factores para la migración el uso del idioma español, la existencia de la base militar de Fort Bliss, y la idiosincrasia cultural con naciones de Latinoamérica, la ubicación geográfica también tiene su peso.

Una gran cantidad de migrantes deciden llegar a grandes ciudades como Nueva York o Los Angeles, debido a las oportunidades de encontrar un empleo bien remunerado, por la facilidad para entrar, o por la presencia de amplias comunidades de sus países de origen.

“Si se tiene una comunidad fuerte de guatemaltecos, por ejemplo en Nueva Orleans, entonces encontraremos mucha gente de Guatemala que busque establecerse aquí”, dijo Andre Perry, del Brookings Institution’s Metropolitan Policy Program, citado por Comen.

Perry afirma que la principal razón para que la gente migre es el empleo, como es en el caso de California, donde la actividad agrícola depende en gran medida de los trabajadores inmigrantes.

“La masiva producción del sector de la agricultura provee significativas oportunidades para los inmigrantes mexicanos, muchos de los cuales llegaron a los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial bajo el Programa Bracero. Por ello es que California es sede de 10 de las 20 ciudades con mayor diversidad en el país”, afirmó Perry.

La geografía también juega un papel relevante en esta ecuación, ya que mientras Nueva York y Los Angeles reciben gran cantidad de migrantes que cruzaron los océanos Atlántico y Pacífico, a la frontera Sur con México arriban los migrantes de Latinoamérica, que han dado gran diversidad a las poblaciones fronterizas de Texas como El Paso, Laredo y McAllen, así como El Centro, California y Yuma, Arizona.

Hoy en día el 81.8 por ciento de la población de El Paso tiene ascendencia hispana o latina, que es la quinta mayor en cualquier ciudad de los Estados Unidos.

rcarrillo@diariousa.com

también te puede interesar