El Paso

Realizan vigilia vs Trump en valla fronteriza

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso | Sábado 08 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

El obispo Mark J. Seitz estuvo presente en las oraciones
Sunland Park, Nuevo México— Una mañana de unión en oración fue la de ayer viernes en las inmediaciones de la valla fronteriza entre los poblados de Sunland Park y Anapra.

La Diócesis católica de El Paso, en compañía de miembros de la comunidad y otros líderes religiosos, sostuvo una vigilia de oración por las familias inmigrantes que han sido separadas y se encuentran en detención bajo la política antiinmigrante de la actual administración.

La vigilia fue convocada con la intención de mandar un mensaje a los líderes nacionales, así como a las comunidades fronterizas para seguir luchando por la unión de las familias inmigrantes.

“En nuestra comunidad fronteriza hemos sido testigos de primera mano del trauma causado a los migrantes, no sólo por la separación sino también por el encarcelamiento de las familias”, expresó Mark J. Seitz, obispo de la Diócesis.

Agregó que es imposible pasar por alto la crueldad que trae la separación familiar, así como el sufrimiento que se vive en los centros de detención de Inmigración.

Los datos proporcionados por el mismo Gobierno federal estiman que más de 500 niños inmigrantes aún están separados de sus familias, con poco progreso en la reunificación.

“Cristo está actuando ahora para restaurar el quebrantamiento y unir a la familia humana en amor y en justicia. No nos queda más que rezar para que nuestros mejores ángeles inspiren a nuestra nación a actuar con humanidad y compasión”, dijo el obispo.

Bajo el lema ‘los niños pertenecen a las comunidades, no a las cárceles’, Jennifer Butler, directora de Faith in Public Life, en Washington, D.C., llegó a la frontera por primera vez, con la intención de unirse a la vigilia y protestar en contra de la detención y separación familiar.

Este último ejemplo es la anarquía de la administración Trump, la cual, solamente logra traumatizar a los niños y las familias que merecen nuestro apoyo y no nuestro desprecio, declaró Butler.

“No nos detendremos hasta que los niños estén seguros con sus familias en sus comunidades, no en los campos de prisioneros del Gobierno”, agregó.

Por su parte el Departamento de Seguridad Nacional anunció que el denominado ‘Acuerdo Flores’ no tendría más vigencia y que se detendrá a los niños inmigrantes con sus familias por más tiempo del que establece dicha resolución.

Piden ‘posada’ refugiados desde el lado mexicano

La convocatoria por parte de los líderes religiosos se empezó a expandir desde la tarde del jueves, con la finalidad de instar a la comunidad a protestar por las decisiones de la administración descritas como ‘inhumanas’.

En el evento de ayer se recreó una ‘posada tradicional’ con la representación de José, la Virgen María y el Niño Jesús a su paso por Belén.

A sólo escasos centímetros de la valla divisoria, los presentes del lado mexicano, en una sola voz, comenzaron a entonar cánticos, para después unirse en oración.

“Si la Sagrada Familia pasara hoy por nuestra comunidad fronteriza, se verían obligados a elegir entre huir por sus vidas y la inhumanidad de ser encarcelados”, dijo Dylan Corbett, director de Hope Border Institute en El Paso.

‘Que se ejerza la ley’, expresan.

Y es que el denominado Acuerdo Flores se ha vuelto uno de los primeros objetivos en el intento del Gobierno de castigar como forma de disuasión a los migrantes por cruzar la frontera con hijos.

Fue el pasado jueves cuando el presidente Donald Trump presentó una regulación con la cual se modificaría drásticamente el convenio ante un juzgado federal, según el cual, se estipula que las familias inmigrantes detenidas en la frontera deben de ser liberadas en no más de 20 días.

Dicho convenio, surgió a raíz del decreto de 1997 al que se llegó tras el litigio por una menor migrante, en el cual se aseguraba que la detención federal era física y emocionalmente nociva para la salud de los menores.

La intención de la modificación, de acuerdo con la administración es ‘seguir ejerciendo la ley’.

Kristjen Nielsen, secretaria de Seguridad Interna de los Estados Unidos, informó que existen ‘lagunas legales’ que dificultan considerablemente la capacidad de la dependencia de detener de manera apropiada y de expulsar sin demora a las unidades familiares que no tengan bases legales para permanecer en el país.

“Esta regla aborda uno de los principales factores que motivan la inmigración ilegal y permite al Gobierno federal aplicar las leyes migratorias promulgadas por el Congreso”, señaló.

La regla propuesta convertiría en regulación los incisos relevantes del Acuerdo Flores y pondría fin al prolongado litigio.

El nuevo esquema regulatorio, permitiría a Inmigración y Aduanas detener a familias con niños en centros que cumplan con los estándares de hospedaje familiar.

De acuerdo con la administración, se dispone de 60 días para comentar las reglas sugeridas, seguidos por un período de 60 días durante el cual los abogados que negociaron el acuerdo original pueden impugnar legalmente la medida gubernamental.

szuniga@diariousa.com

también te puede interesar