Espectáculos

Ya son mamás reales

Agencias | Lunes 03 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Serena Williams
Los Angeles— Todo pintaba para un buen año para la estrella de 25 años del rap, Cardi B… Lanzó su álbum debut con sorprendentes reseñas y se convirtió en la telonera de la próxima gira mundial de Bruno Mars. Luego, en julio, dos semanas después de que diera a luz a una niña, Cardi B dio una inesperada noticia: Abandonaría la gira por completo en el otoño. Con una recién nacida, era demasiado.

“Pensé que después de haber dado a luz a mi hija, seis semanas serían suficientes para recuperarme de manera mental y física”, según escribió en Instagram. “También pensé que podría llevarla conmigo durante la gira, pero creo que sobreestimé mis habilidades de mamá”.

Los comentarios de apoyo de sus fans no se hicieron esperar, así como también de Mars (“Lo más importante eres tú y la salud de tu familia”) y otros que expresaron su sorpresa de ver a una celebridad —especialmente una que se encuentra en la cima de su carrera— reconocer el desgaste físico del parto y las dificultades de ser una nueva mamá.

“Siento que Cardi B y Serena Williams han hecho mucho más últimamente por disipar los mitos y derribar barreras/in-mencionables alrededor de las madres trabajadoras que lo que han hecho los más de 100 mil blogs de mamás en los últimos cinco años”, según publicó en sus redes la periodista Marissa Moss.

El reciente candor de las estrellas de Hollywood es una marcada diferencia de la manera en que muchas celebridades hablaban sobre el embarazo, el parto y la maternidad en el pasado. Hace años, una estrella embarazada se habría apartado de los reflectores por un tiempo —sólo para resurgir en una revista en una foto con su cuerpo recuperado junto a su bebé.

Como ejemplo, sólo hay que ver varias portadas de la revista People como la de Jennifer López en el 2008, resplandeciente en un largo vestido con sus gemelos en brazos o la de Angelina Jolie en el 2006, mirando adorablemente a Brad Pitt, mientras que Shiloh parece haberse quedado dormida Otro ejemplo la de Julia Roberts, con mirada ingenua y lozana en el 2005 mientras carga a sus gemelos.

Ahora los fans comienzan a ver un lado distinto de las celebridades en su etapa posparto: La modelo Chrissy Teigen compartió un video en Instagram en el que muestra sus estrías y confiesa que se siente insegura sobre su cuerpo.

Otro ejemplo es una publicación de Olivia Wilde quien publicó una foto en Instagram de su descuidada imagen producto de su labor como mamá. Y Tampoco olvidar a la legenda del tenis, Serena Williams quien comparte con sus seguidores su experiencia sobre balancear el trabajo y su primera hija. “Dio sus primeros pasos… Yo estaba entrenando y me lo perdí. Lloré.”

Más honestas

El común denominador en todos estos ejemplos, naturalmente, son las redes sociales. El advenimiento de Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat hicieron que las estrellas se dieran cuenta que podían conectarse con el público a un nivel mucho más profundo sobre este tipo de temas personales. —y los fans aprecian la honestidad sobre los menos glamorosos aspectos de sus bendecidas vidas.

“Las redes sociales representan un gran cambio… Las celebridades hablan directamente con sus fans. Una vez que comenzaron a hacer eso, las cosas simplemente se tornaron más reales”, dijo Kate Coyne, directora ejecutiva de la revista People. “Una evolución de ese concepto ha sido que las celebridades ahora comparten las realidades del embarazo, la infertilidad, la educación infantil, la infancia, la niñez. Todo esto va de la mano con lo que son en sí las redes sociales”.

Después de todo, hay pocos temas que resultan universales —e íntimos a la vez— tal como lo es el dar a luz y la paternidad. ¿Y qué resulta más confiable: Una estrella que insiste que el peso de su bebé simplemente desapareció por arte de magia? ¿O Anne Hathaway, quien posteó una foto en Instagram de unos pantalones de mezclilla cortados para hacerlos shorts después de que naciera su hijo, debido a que sus shorts del verano anterior ya no le quedaban? (“No es nada vergonzoso subir de peso durante el embarazo (ni nunca)”, según escribió.) ¿O Pink, quien posteó una foto en el gimnasio después de que naciera su segundo bebé y escribió, “¡Aléjense de la báscula chicas! #feelingmyself #stronismygoal”?

Claro que hay algunas notables diferencias: Muchas celebridades son extremadamente acaudaladas, con acceso a cuidado médico de primera calidad y fuertes sistemas de apoyo; por lo regular pueden darse el lujo de decidir cuándo pueden regresar a trabajar. Aun así, los fans sienten simpatía por lo que Cardi B y Williams están pasando. Sin importar que seas una cantante famosa o una jugadora de tenis, todos tenemos las mismas inseguridades.

“La mayoría de las mamás han sentido eso —si eres una mamá que trabaja o tienes la intensión de ser una mamá que trabaja fuera de casa, inevitablemente sentirás que… ‘tengo que volver al combate —la gente se olvidará de mí, la gente me reemplazará, no puedo dejar pasar las oportunidades,’” dijo Coyne. ¿Quién puede entender eso?

Últimamente, las celebridades también han estado dando detalles sobre serios problemas médicos en torno al alumbramiento. En enero, Williams dijo a Vogue que ella tuvo una complicación potencialmente fatal durante el parto, incluyendo coágulos de sangre en sus pulmones. Al principio, dijo, el personal médico no escuchó cuando ella les expresó sus inquietudes de que algo no marchaba bien. La historia pronto desató un diálogo mucho más amplio sobre los índices de mortandad materna, particularmente en las mujeres de color.

“El impacto que Serena Williams tuvo al compartir su historia… creo que no podemos subestimarlo”, dijo René Ann Cramer, la autora de ‘Pregnant With the Stars: Watching and Wanting the Celebrity Baby Bump’ (Embarazada con las Estrellas: Mirando y deseando la pancita de embarazo de las celebridades).

Varios meses después, Beyoncé reveló en una historia de portada de Vogue que ella tuvo que someterse a una cesárea de emergencia después de que fuera diagnosticada con preclamsia mientras estaba embarazada de sus gemelos.

Cuando las celebridades hablan de estas situaciones en público, según los expertos, puede ser beneficioso para todos. Por ejemplo, algunas estrellas, incluyendo la actriz Amy Smart y la personalidad de televisión Maria Menounos, han hablado abiertamente sobre las dificultades de concebir y han compartido sus experiencias con la fertilización in vitro y la subrogación. Hayden Panettiere, Teigen y otras han hablado sobre su depresión posparto. Estos no son temas sencillos para muchas personas, pero ya no son el tabú que solían ser cuando se convierten en parte de la conversación dominante.

“Cuando las celebridades hablan sobre algo que es realmente difícil, como la salud mental, envían una señal de que está bien hablar de estas cosas, y que son parte de una experiencia normal y humana”, dijo Steven Hoffman, profesor de salud global, leyes y ciencias políticas en la Universidad York en Canadá.

Hoffman, director de Global Strategy lab, ha estudiado por qué los humanos están programados a seguir los consejos médicos de las celebridades (es una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales). Aunque él aconseja que las personas escuchen mejor a sus doctores, no se puede negar que las estrellas pueden influenciar cómo sus fans piensan sobre la salud.

“La gente sigue las huellas de aquellos a los que quieren parecerse a aquellos a los que perciben de tener cualidades que ellos admiran”, dijo Hoffman. “Lo que eso significa es que las personas miran como ejemplo a las celebridades y quieren ser como esas celebridades; cuando dicen algo o exponen un asunto, esas mismas personas probablemente se vean afectadas”.

En veces a los doctores no les gusta mucho cuando los problemas médicos de las estrellas de Hollywood salen en las noticias, diciendo que eso puede innecesariamente asustar a los pacientes. Pero al final del día, al menos con ello se puede romper el hielo y poder hablar de algún tema que resulta un tanto difícil.

“Permite que se abra la vía a esas conversaciones que la gente simplemente no va a tener”, dijo Cramer. “Aunque las celebridades sean ricas y famosas, siguen siendo humanas”.

también te puede interesar