Estados Unidos

Atacan a sacerdote en Indiana; por todos los niñitos, gritó el agresor

El Diario de Juárez | Jueves 23 Agosto 2018 | 12:36 hrs

El padre Basil John Hutsko recuerda que el agresor traía guantes.

Eran aproximadamente las 9 am del lunes y él acababa de orar en el altar de la Iglesia Católica Bizantina San Miguel, en Merrillville, Indiana, dijo al Washington Post su amigo y también sacerdote Thomas L. Loya.

Hutsko entró a la sacristía, el cuartito donde se almacenan suministros religiosos. Pensó que estaba solo, publicó The Washington Post.

Pero entonces sintió las manos. Le apretaban el cuello desde atrás, de acuerdo con el jefe policiaco de Merrillville Joseph Petruch. Luego, el atacante tiró al suelo al cura de 64 años para “empezar inmediatamente a golpearle la cabeza contra el suelo”, dijo Patruch a la televisora CBS Chicago.

Antes de que Hutsko perdiera el conocimiento, dijo Petruch, recordó haber oído claramente: “esto es por todos los niñitos”.

Hutsko quedó inconsciente durante 15 minutos en el interior de su parroquia, informó Loya, quien lo visitó después de la agresión. Hutsko no vio el rostro del hombre.

Petruch dijo a CBS Chicago contar con bastante información como para catalogar el ataque como delito de odio y haber alertado al FBI. Hasta el miércoles, no se había detenido a nadie.

La agresión se dio tras el extenso reporte que la semana pasada presentó en Pennsylvania un gran jurado en el cual se describe el presunto abuso sexual cometido por más de 300 sacerdotes católicos que había sido ocultado durante decadas por funcionarios de la Iglesia. Hutsko no era uno de los padres mencionados en el informe, mientras que numerosos sacerdotes, entre ellos Loya, dicen que nunca se le ha acusado de ninguna falta.

Petruch informó a CBS Chicago que la policía se encuentra investigando el pasado de Hutsko.

“Como hemos estado diciendo, el padre Basil no es culpable de ningún abuso ni ninguna acusación. Nada más era un sacerdote inocente”, dijo Loya, quien conoce desde hace 40 años a Hutsko. El agresor, dijo, “al parecer estaba furioso por el reporte, pero no tenemos idea de por qué eligió al padre Basil. No tenemos ni siquiera alguna pista”.

Hutsko no pudo ser localizado el miércoles para pedirle sus comentarios.

@



también te puede interesar