Estados Unidos

Ceden aliados ante amenazas de Trump

The New York Times | Viernes 31 Agosto 2018 | 06:24 hrs

Washington— La amenaza del presidente Donald Trump de imponer aranceles a los automóviles importados está funcionando, enviando a los líderes extranjeros desde México hasta Japón corriendo a la mesa de negociaciones para hacer acuerdos.

Europa ofreció ayer una de las concesiones más importantes, diciendo que reduciría a cero sus sanciones existentes sobre automóviles, siempre que Estados Unidos redujera sus propias tarifas.

El enfoque combativo de Trump para el comercio es una estrategia arriesgada, que deja a las empresas estadounidenses vulnerables a los aranceles y a las medidas de represalia de otros países, indicó la publicación.

Los fabricantes de automóviles como General Motors y Ford dependen en gran medida de una cadena de suministro global, con partes procedentes de China, Europa, México y Canadá.

El arancel del 25 por ciento sobre los automóviles fabricados en el extranjero, es poderoso. En comparación con las medidas sobre acero y aluminio, tienen el potencial de causar un daño significativo a una gran industria global que ayuda a impulsar muchas economías.

Trump está apostando a que Estados Unidos tiene una posición más fuerte que obligará a los socios comerciales a parpadear. Europa se enfrenta a una desaceleración, mientras que la economía estadounidense está avanzando.

Contra ese telón de fondo, el principal funcionario comercial de la Unión Europea dijo ayer que el bloque estaría dispuesto a eliminar todos los aranceles sobre automóviles y otros productos industriales como parte de un acuerdo comercial limitado con Estados Unidos, si ellos hicieran lo mismo.

México, también, ha estado dispuesto a tratar. El lunes, el gobierno mexicano acordó limitar efectivamente las exportaciones de automóviles, vehículos utilitarios deportivos y autopartes a Estados Unidos, sometiendo cualquier exportación por encima de esos niveles a los aranceles de Trump si entran en vigencia.

México, Canadá y Europa inicialmente insistieron en que no negociarían sobre el comercio, pero los aranceles al acero y el aluminio, y el espectro sobre los automóviles, ayudaron a cambiar su forma de pensar.

La amenaza de los aranceles automotrices, que se suman a los aranceles de acero y aluminio de Trump, también aceleraron las negociaciones para revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. El lunes, Trump dijo que había llegado a un acuerdo con México y amenazó con dejar atrás a Canadá y aplicarle aranceles automotrices.

Los funcionarios canadienses respondieron interrumpiendo un viaje a Europa y corriendo a Washington, donde actualmente están negociando para llegar a un acuerdo.

Las compañías automotrices, que ya están pagando precios más altos por el acero y el aluminio como resultado de los aranceles de Trump, se han opuesto universalmente a la perspectiva de aranceles adicionales para automóviles y repuestos de automóviles.

Sostienen que la medida perturbaría las cadenas de suministro globales de las que dependen y perjudicaría su capacidad de competir en los mercados extranjeros.

@

también te puede interesar