Estados Unidos

Admiten ayudar a rusos para ver a Trump

The New York Times | Viernes 31 Agosto 2018 | 15:41 hrs

Washington DC–  Un cabildero estadounidense vinculado con oligarcas rusos y ucranianos se declaró culpable este viernes ante una corte de no registrarse como agente de un poder extranjero y reveló a los fiscales que ayudó a un agente político ruso y a un empresario ucraniano a comprar ilegalmente cuatro boletos para la inauguración del presidente Trump .

Los fiscales revelaron que los boletos de inauguración costaban cerca de 50 mil dólares y se compraron con fondos que fluyeron a través de una cuenta bancaria chipriota.

Los fiscales no nombraron a los extranjeros involucrados, sin embargo, los boletos fueron comprados por Konstantin Kilimnik, un agente político ruso vinculado al ex director de campaña de Trump,que se cree tiene vínculos con una agencia de inteligencia rusa yun oligarca ucraniano.

El cabildero, Sam Patten, también acordó cooperar con los fiscales como parte de su acuerdo de culpabilidad. Podría proporcionar a los fiscales información sobre una amplia gama de actividades e individuos relevantes para la investigación del abogado especial, así como conexiones entre Trump, sus asociados y Rusia.

Los fiscales dijeron que no presentarían cargos adicionales contra Patten por dar declaraciones falsas y obstruir al Comité de Inteligencia del Senado cuando lo interrogó el 18 de enero.

De acuerdo con la ley estadounidense, los extranjeros no pueden contribuir con dinero a la organización que realiza las inauguraciones presidenciales.

Según consta en documentos federales, Patten engañó al Comité de Inteligencia varias veces e intencionalmente retuvo documentos que podrían haber revelado la compra extranjera de los boletos.

Los detalles revelados en el acuerdo de culpabilidad son el último recordatorio de los efectos de gran alcance de la investigación del abogado especial, Robert Mueller sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016.

Trump ha calificado a la indagatoria del abogado especial como una cacería de brujas y amañada, los aliados de Trump se han quejado del amplio mandato de Mueller investigar la interferencia electoral de Rusia así como los crímenes relacionados que están desentrañados en el proceso.

En enero, Paul Manafort, ex presidente de la campaña de Trump, demandó sin éxito al fiscal especial, pidiéndole a la corte que redujera el alcance del mandato de Mueller.

Patten ha trabajado en el mismo medio que Manafort, quien recientemente fue condenado por fraude financiero y está programado para ser juzgado en septiembre por otross cargos.

Recientemente, este año, Patten trabajó como agente extranjero para el Bloque de Oposición, un partido político ucraniano favorable a Rusia, según un documento judicial presentado este viernes, Manafort trabajó para el Bloque de Oposición en 2014.

Manafort también ha sido acusado de no registrarse como agente extranjero por su trabajo en nombre de intereses ucranianos pro Rusia, incluido el Bloque de Oposición.

Durante décadas, los fiscales raramente presentaron cargos por violar la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, o FARA, pero eso cambió, incluso antes de la designación del asesor especial, ya que el Departamento de Justicia trabajó para cumplir con las amenazas de contrainteligencia de adversarios extranjeros.

El fiscal especial Mueller ha llevado a cabo otras investigaciones sobre abogados y cabilderos que sí trabajaron en Ucrania, y ha entregado algunos de esos casos a fiscales federales en otras jurisdicciones. Un abogado que trabajaba para el abogado especial estuvo presente en el tribunal este viernes cuando Patten se declaró culpable.

El abogado del cabildero no quiso hacer ningún comentario después de la audiencia de este viernes.

Patten enfrentaría hasta cinco años de prisión y una multa de hasta 250 mil dólares, fue liberado después de la audiencia.

El trabajo de Patten para el Bloque de la Oposición se realizó en colaboración con Kilimnik, que se desempeñó como adjunto de mucho tiempo de Manafort en el terreno en Kiev.

Mueller y su equipo han acusado a Kilimnik de tener vínculos con la inteligencia rusa y fue formalmente vinculado a proceso en junio por cargos de obstrucción a la justicia relacionados con la manipulación de testigos en el caso de cabildeo extranjero contra Manafort.

también te puede interesar