Estados Unidos

Va al Senado nominado de Trump a Corte

The New York Times | Martes 04 Septiembre 2018 | 07:21 hrs

Washington— Dos retratos muy diferentes del juez Brett Kavanaugh saldrán a la luz este martes cuando comparezca en el Capitolio para la apertura de las audiencias de confirmación de la Corte Suprema. Uno es el de un campeón para las mujeres; el otro, de una amenaza a sus derechos.

Los republicanos presentarán a Kavanaugh a la nación como un jurista experimentado e independiente con un brillante currículum, y como un defensor y mentor de las mujeres en la judicatura. Entre los casos citarán: su fallo de 2009 a favor de Emily's List, el grupo que respalda a las mujeres demócratas que apoyan el derecho al aborto.

Los demócratas contarán una historia completamente diferente, pintando a Kavanaugh como una extremista de derecha que anularía el derecho al aborto, negaría cobertura de salud a personas con condiciones preexistentes, protegería al presidente Donald Trump de la amenaza de ser perseguido por la Justicia y como alguien que podría haber engañado al Congreso cuando testificó durante su audiencia de confirmación en el tribunal de apelación en 2006.

Esas dos narrativas en competencia definirán los contornos de una batalla profundamente partidista e inmensamente consecuente sobre el candidato a la Corte Suprema de la era Trump.

Pero aunque los demócratas prometieron desde el principio echar por tierra la nominación de Kavanaugh -con el senador Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, el líder de la minoría, prometiendo oponerse a él con todo lo que tiene-, es poco probable que tengan éxito.

Los demócratas no han podido manifestar gran indignación pública por su nominación o por la negativa de los republicanos a otorgarles pleno acceso a documentos del tiempo de Kavanaugh trabajando para el ex Presidente George W. Bush.

El lunes por la noche, apenas 13 horas antes de que comenzaran las audiencias, los abogados de Bush le dieron al Senado 42 mil páginas de documentos confidenciales, lo que llevó a Schumer a calificar el proceso de producción de documentos como absurdo en Twitter.

"Ni un solo senador podrá revisar estos registros antes de mañana", señaló.

Kavanaugh, de 53 años, pasó los últimos 12 años en la corte federal de apelaciones. Si es confirmado, moldeará el curso de la jurisprudencia estadounidense para las próximas generaciones, ocupando el asiento que mucho tiempo tuvo el juez retirado Anthony Kennedy, y podría empujar las decisiones hacia la derecha.

En un Senado estrechamente dividido -50 republicanos, 47 demócratas y dos independientes que se reúnen con los demócratas- la nominación de Kavanaugh podría ser derrotada si todos los demócratas se mantienen unidos y un republicano vota no.

Pero dos republicanos con más probabilidades de oponerse, la Senadora Lisa Murkowski, de Alaska, y Susan Collins, de Maine, ambas partidarias del derecho al aborto, han hecho comentarios favorables sobre Kavanaugh.

también te puede interesar