Internacional

Video: Éxtasis líquido que usan en 'raves' causa alerta en Europa

Excélsior | Martes 21 Agosto 2018 | 14:54 hrs

El éxtasis líquido es una droga que está causando preocupación entre la policía europea, pues en diversas ciudades se han presentado casos en los que se vislumbran los efectos adversos de los consumidores, quienes aparecen desnudos y en extrañas actitudes.

No solo se han subido a las cornizas de altos edificios, enmedio de sus experiencias, sino que algunos han muerto.

La Comunidad de Policías Unidos subió a su cuenta de Facebook hace unas semanas un video en el que alertaba a los jóvenes a no consumir esta sustancia.

 

#Madrid: Varios intoxicados en la discoteca Coco por ingerir éxtasis líquido. El #Peligro de la #Droga. #ConsejoPolicial: #NoTomesDrogashttps://t.co/N1oy3VDIKd pic.twitter.com/aQ07mWQ102

— CPU Policías Unidos (@CPU_Police) 11 de enero de 2018
EL ALMA DE LOS RAVES

Pero, ¿qué es? El sitio Infodrogas lo sintetiza:

El G.H.B (gammahidroxibutirato), fue sintetizado por el doctor Laborit hace aproximadamente 30 años.

Es una sustancia depresora del Sistema Nervioso Central, se conoce vulgarmente como éxtasis líquido, nombre que conduce a equivocaciones en los consumidores, ya que al ser depresor produce el efecto contrario al éxtasis (droga estimulante).

Durante los años 80 se vendía libremente en tiendas de productos energizantes, como anabolizante u estimulante de la hormona del crecimiento.

Se ha utilizado como anestésico general y se ha experimentado su uso para el tratamiento del edema cerebral y del síndrome de abstinencia alcohólico. En EE.UU. se ha estado utilizando para el tratamiento del insomnio y la narcolepsia (dormir de día).

En España no tiene ninguna indicación terapeútica, y actualmente no forma parte de ningún fármaco.

En el año 2002, el G.H.B. fue incluido en la lista de sustancias fiscalizadas internacionalmente, siendo prohibida tanto su venta, como su consumo.

 

Aspecto y forma de consumo:

Se presenta en forma de polvo, que se mezcla con agua, presentándolo en botellas, llamadas popularmente biberones.

Se consume por vía oral, y su uso es recreacional.

Y fue por ello que la policía de Badalona realizó un estudio, mediante la Clínica biopsicosocial del consumidor, al que tituló "El «éxtasis líquido» (GHB): ¿una droga de uso recreativo?" en donde establece:

El Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías de la Unión Europea informa de que España ocupa el tercer lugar, tras el Reino Unido y Dinamarca, con mayor prevalencia de consumo de drogas de síntesis

La frecuencia de emergencias médicas por intoxicaciones y sobredosis va en aumento y se amplía también el número de consumidores, jóvenes y adolescentes, que se exponen a riesgos biopsicosociales y a otras afecciones asociadas derivadas de su consumo.

La descripción, preparación, dosis, forma de administración y los principales efectos psicoactivos de las drogas de síntesis se pueden encontrar por Internet, y su consumo se ha popularizado en el contexto de macrodiscotecas y fiestas «Rave», y se ha asociado a determinados estilos musicales.

El «éxtasis líquido» o ácido gammahidroxibutírico (GHB) no se debe confundir con el «éxtasis» o -metilendioximetanfetamina (MDMA).

El GHB, sintetizado en 1960 y utilizado inicialmente como anestésico, fue retirado del mercado farmacéutico debido a su escaso poder analgésico y a su elevada capacidad epileptógena.

Como droga de abuso se consume por vía oral y se presenta en estado líquido en ampollas de unos 10 ml. Se consume directamente o mezclado con zumos y refrescos, aunque también es muy frecuente la ingestión mezclada con combinados alcohólicos.

Un consumidor medio ingiere 1 o 2 botellines durante la noche, aunque son frecuentes los relatos de un consumo superior a los 5 «botes» (o «potes») en el contexto del fin de semana. Se debe tener en cuenta que el patrón de uso más frecuente en los consumidores de GHB es el policonsumo de otras sustancias, como tabaco, alcohol, THC, otras drogas de síntesis, alucinógenos y cocaína.

El GHB es hidrosoluble y se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal, atraviesa con facilidad la barrera hematoencefálica y placentaria. El GHB endógeno se encuentra en el sistema nervioso central (tálamo e hipotálamo) y se cree que está implicado en los ciclos del sueño, en la regulación de la temperatura, en el metabolismo de la glucosa cerebral, el flujo sanguíneo, la memoria y el control emocional.

EFECTOS DERIVADOS DEL CONSUMO DE ÉXTASIS LÍQUIDO

La manifestación clínica más frecuente en caso de intoxicación ha sido el coma de corta duración, y más raras veces la muerte.

El GHB, que se utiliza genéricamente en forma líquida, no se detecta en la sangre o la orina en los análisis toxicológicos sistemáticos.

El diagnóstico de laboratorio se realiza por cromatografía de gases y espectrometría de masas. Se considera la intoxicación aguda por esta sustancia como una nueva entidad clínica a tener en cuenta en el diagnóstico diferencial del coma de etiología no aclarada. La instauración del coma es relativamente súbita, se puede producir en el mismo lugar de consumo y suele estar precedida de un estado de agitación, temblores, mioclonías o convulsiones.

El coma es hipotónico e hiporrefléctico, las pupilas suelen estar midriáticas y la respiración reducida. Algunos pacientes vomitan, con riesgo de broncoaspiración. Un patrón de consumo continuado puede producir dependencia y se ha descrito un síndrome de abstinencia que se inicia entre 3 y 6 horas después de la última dosis.

El diario ABC informó que el Ministerio de Sanidad, a través del plan nacional sobre drogas, ya a puesto el foco en esta peligrosa sustancia. A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con el extásis. Si este es un estimulante, el GHB es un depresor, aunque inicialmente produce euforia y sensación de bienestar. Los efectos varían en función de la persona y generalmente se reconocen a los 10 o 20 minutos de haberlo consumido. No desaparecen hasta las 3 o 4 horas.



Se trata de un líquido transparente que se toma por vía oral, normalmente mezclado con agua. Sanidad advierte de que si bien los efectos efectos buscados son una mayor sociabilidad, también pueden aparecer somnolencia, obnubilación, dolor de cabeza, confusión e, incluso, depresión respiratoria, delirios, alucinaciones y coma.

UN SOPLO ACABÓ CON LAS 'RAVE' DE TOTANA

Seis de los siete detenidos tras la muerte de un joven por una posible sobredosis con éxtasis admiten en juicio haber elaborado esa droga y montar fiestas ilegales

El soplo del hermano de un joven fallecido por posible sobredosis de éxtasis líquido, cuyo cuerpo apareció sin vida en el paraje de Las Viñas, fue el hilo del que tiró el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (Edoa) de la Guardia Civil para desmantelar un grupo presuntamente dedicado a la organización de fiestas clandestinas y a la supuesta distribución de GHB entre los jóvenes de Totana. Los siete detenidos en esa investigación se sentaron ayer en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial, como sospechosos de un delito contra la salud pública, por el que se enfrentan a penas de prisión que suman 29 años y tres meses

notas relacionadas

también te puede interesar