Internacional

Rechazan universitarios recorte de Macri

Reforma | Jueves 30 Agosto 2018 | 19:42 hrs

Manifestación de estudiantes
Manifestación de estudiantes
Buenos Aires— Docentes y estudiantes de universidades públicas de Argentina se movilizaron el jueves al centro de Buenos Aires en protesta por los bajos salarios y el ajuste presupuestario aplicado por el Presidente conservador Mauricio Macri en un conflicto que mantiene suspendidas las clases desde hace cuatro semanas y para el cual no se avizora una solución inmediata.

La Gran Marcha Universitaria, que también contó con la adhesión de sindicatos docentes, organizaciones sociales y partidos de la oposición, comenzó frente al Congreso y concluyó en la Plaza de Mayo, frente a Casa de Gobierno.

La jornada en defensa de la educación pública viene precedida de huelgas durante cuatro semanas en 57 universidades, la toma de instalaciones educativas y el dictado de clases en la vía pública.

Un centenar de colegios preuniversitarios se han plegado a las medidas de fuerza contra el drástico ajuste aplicado por Macri en distintas áreas del Estado.

Argentina se enorgullece de su sistema de educación pública y gratuita, incluso para ciudadanos extranjeros. Pero desde la década de 1990 ha sufrido recortes a su presupuesto sin importar el signo político del Gobierno de turno, lo cual ha deteriorado no sólo el poder adquisitivo de los profesores y la calidad de las instalaciones, sino también los programas de investigación.

"Hay un plan sistemático por parte de este Gobierno por terminar con la educación pública, gratuita y de calidad", afirmó el profesor Marcos Carnivalli, de la Universidad Nacional de la localidad bonaerense de Lanús.

"(La movilización) no solo tiene que ver con nuestros bolsillos sino con el futuro del país porque es la educación", afirmó el docente, que llevaba una tijera de cartón como metáfora del recorte.

El jefe de gabinete, Marcos Peña, afirmó que el Ejecutivo está convencido de la importancia de la universidad pública y ha duplicado el presupuesto universitario y está trabajando para resolver una situación salarial. Macri se reunió recientemente con los rectores universitarios.

Al mismo tiempo, el Gobierno está obligado a reducir el abultado déficit fiscal como se comprometió con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de un acuerdo sellado en junio por 50 mil millones de dólares para combatir la crisis cambiaria.

El conflicto universitario se da en un contexto de aumento constante en tarifas de los servicios públicos y el transporte y los precios de los productos básicos, que se han disparado en los últimos tres meses a raíz de la fuerte depreciación del peso que el Gobierno no consigue atajar.

Los gremios docentes exigen a Macri una actualización de los salarios de al menos 30 por ciento en consonancia con la inflación anual que reconoce el propio oficialismo. Aunque el Gobierno está dispuesto a mejorar su oferta inicial de 15 por ciento el diálogo está empantanado.

"(Al Gobierno) no le queda otra alternativa que tomar nota. No vamos a dejar que el ajuste pase por nuestros salarios y por la universidad pública", dijo a The Associated Press Belén Almejún, secretaria general de la Asociación Gremial Docente de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

En el interior del combativo centro educativo, ocupado por los estudiantes, se han instalado grandes carteles que rezan "Sin ciencia no hay futuro" y "Ciencias exactas en crisis".

En las universidades cuestionan que el presupuesto para las universidades nacionales de unos 107 mil millones de pesos (unos 2 mil 600 millones de dólares) para 2018 se haya recortado en lo que va de año en mil 56 millones de pesos (26.4 millones de dólares).

"(Pese a que) es un comentario común que los argentinos somos creativos arreglándonos con lo que tenemos... necesitamos avanzar para que no se vacíe la ciencia como se está vaciando", afirmó Bruno Berardino, docente del departamento de Fisiología y Biología Molecular y Celular de la Facultad de Ciencias Exactas.

Berardino señaló que las universidades están sufriendo una situación crítica por la falta de subsidios para la investigación. El docente reconoció que hay problemas estructurales de larga data.

"Aunque la situación se agravó muchísimo desde que asumió Macri", señaló.

Según la Federación Nacional de Docentes Universitarios, es necesario un aumento de fondos para que más de 20 casas de estudio que se han declarado en emergencia financiera puedan afrontar sus compromisos hasta fin de año.

La subida del dólar, de 104 por ciento en lo que va de año, ha recalentado la inflación, que según el gobierno será de 30 por ciento este año y para analistas de al menos 32 por ciento. La indomable alza de los precios ha acrecentado las protestas en demanda de mejoras salariales.

Al mismo tiempo la actividad económica se ha desplomado, acrecentando el descontento social.

también te puede interesar