Internacional

Ven claridad en elección por veto a Lula

Reforma | Sábado 01 Septiembre 2018 | 18:02 hrs

Luiz Inácio Lula da Silva
Sao Paulo— Marina Silva, Geraldo Alckmin y Ciro Gomes, tres de los principales aspirantes a la Presidencia de Brasil, coincidieron hoy que la decisión que veta la candidatura presidencial del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva permitirá una mayor claridad en el proceso electoral.

En la madrugada de este sábado, el Tribunal Superior Electoral (TSE) brasileño decidió por una mayoría de seis votos frente a uno que la ley conocida como "Ficha Limpia", sancionada por el propio Lula en 2010, cuando aún gobernaba, impide que encare la que habría sido su sexta candidatura presidencial.

"A partir de esta decisión del TSE, el proceso electoral podrá proseguir de acuerdo con los ritos legales", aseguró la ecologista Marina Silva, que cuenta con un 15 por ciento de las preferencias para los comicios de octubre próximo, según las encuestas.

"Ahora tendremos candidatos que pueden ser candidatos y la población podrá decidir", aseguró Silva a los electores cuando cumplía agenda de campaña en el estado de Río de Janeiro.

El socialdemócrata Geraldo Alckmin, quien estuvo en el estado de Ceará, en el nordeste de Brasil, dijo que no celebró la decisión de la Justicia electoral con base en la ley "Ficha Limpia" porque era algo que se esperaba.

En tanto, el laborista Ciro Gomes consideró que la prohibición de la participación del Lula, a quien llamó el mayor líder popular del país, supone un trauma, pero opinó que ahora se tendrá más claridad en el proceso.

Se estima que Lula será reemplazado en la candidatura por su compañero de fórmula y ex alcalde de Sao Paulo Fernando Haddad.

En una sesión que se extendió hasta la madrugada del sábado, los jueces sufragaron 6-1 en contra del alguna vez enormemente popular Presidente, que está encarcelado por una condena de corrupción que considera una farsa.

El izquierdista Partido de los Trabajadores de Lula emitió un comunicado en el que afirma que apelará, pero parece haber pocas probabilidades de que tenga éxito. Aparentemente eso dejaría el destino del partido en manos de Haddad, ex alcalde de Sao Paulo que hasta ahora ha registrado un solo dígito en las encuestas y tendría que apoyarse en el carisma de Lula para poder ganar.

El juez del Supremo Tribunal Federal Luis Roberto Barroso emitió el primer voto contra Lula, diciendo que el fallo fue muy simple, porque la ley prohíbe la participación de candidatos cuya declaración de culpabilidad ha sido refrendada por una corte de apelaciones.

El juez Edson Fachin no estuvo de acuerdo, y mencionó una exhortación reciente de una comisión de derechos humanos de las Naciones Unidas para que se permitiera que Lula se postulara mientras sigue apelando su declaración de culpabilidad.

Desde Buenos Aires, la expresidenta Cristina Fernández envió un tuit apoyando a Lula.

"Ahora le impiden a @LulaOficial ser candidato presidencial porque saben que ganaría ampliamente las elecciones de octubre. En Brasil los medios de comunicación, en coordinación con el Poder Judicial, también han arrasado con el Estado de Derecho", escribió la exmandataria.

Lula, exlíder sindical de 72 años, fue el mandatario de Brasil durante un período de auge de 2003 a 2010, promoviendo políticas sociales que sacaron a millones de personas de la pobreza.

El expresidente estadounidense Barack Obama lo llamó alguna vez "el político más popular de la Tierra".

Pero Lula y su partido han perdido mucho de ese atractivo en los últimos años debido a un desplome económico durante el gobierno de Dilma Rousseff, la sucesora que él eligió, y una amplia pesquisa anticorrupción en la que se han visto involucrados muchos altos empresarios y políticos, incluido el mismo Lula.

El expresidente cumple una sentencia de 12 años por corrupción y lavado de dinero tras ser declarado culpable de favorecer a la compañía constructora Grupo OAS a cambio de que le prometiera darle un apartamento en la playa.

Barroso dijo que el Partido de los Trabajadores debería reemplazar a Lula en un plazo de 10 días, y que él no debería aparecer como candidato presidencial en el tiempo gratuito que se les concede a los partidos políticos en la televisión y radiodifusoras nacionales a partir del sábado.

Haddad visitará el sábado Garanhuns, una ciudad en el empobrecido noreste de Brasil donde Lula nació.

también te puede interesar