Local

Cruzan niños zona de 'picaderos' para llegar a clases

Staff/
El Diario de Juárez | Martes 21 Agosto 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— Un accidentado inicio de clases tuvo la primaria 18 de Julio, ubicada en la calle Miguel Hidalgo en la zona Centro. Ayer los estudiantes del plantel rodearon el cordón rojo colocado en torno a una propiedad abandonada, en cuyo techo fue localizado el cadáver de un hombre que tenía más de 24 horas de muerto por una probable sobredosis.

El plantel educativo, al que asistió el gobernador Javier Corral durante su infancia, está rodeado de puntos de venta de cristal y los menores expuestos a situaciones de muy alto riesgo, como la presencia de vendedores de la droga a menos de 50 metros de la institución educativa, denunciaron padres de familia y comerciantes de la colonia Barrio Alto.

Cuando Corral Jurado era candidato por el Partido Acción Nacional acudió al plantel y escuchó a padres de familia y comerciantes cuando le solicitaron su intervención para resolver los graves problemas de inseguridad de la zona.

“Le entregamos un escrito y dijo que pondría atención”, dijo uno de los comerciantes afectados por la inseguridad de la zona Centro.

Sin embargo, la lucha de los vecinos por la clausura del “picadero” tiene 19 años, lapso en el que han sido ignorados, aseguran.

El primer escrito formal lo recibieron a las autoridades municipales el 6 de junio del 2013, entonces fungía como alcalde Héctor Murguía Lardizábal.

Entre los firmantes se encontraban locatarios que han cerrado sus negocios. Uno de ellos apenas hace unas semanas y otro más que está rematando la mercancía a causa de la inseguridad en este punto.

Uno de los vecinos narró que la tarde del domingo vio el cuerpo de un hombre en el techo de la casa marcada con el número 1309 de las calles Miguel Hidalgo y Pípila, propiedad de Virgilio Castañeda y quien tiene un rezago superior a los 30 mil pesos por el servicio de agua potable ante la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), según el recibo acartonado que se encontró en el lugar.

Dijo que es común observar a adictos dormidos en el techo, por lo que no le dio importancia; sin embargo, esta mañana seguía el cuerpo en el mismo sitio por lo que interceptó a la primera patrulla que pasó por el lugar.

“Ya son siete las personas muertas por sobredosis que se han localizado en este lugar. Casi a diario se registran incendios”, dijo el empleado de una tienda de conveniencia que mantiene una inversión permanente en la recarga de sus extinguidores.

“Este fin de semana se agotó la última recarga, a diario tenemos que estar apagando el fuego que dejan porque se corre el riesgo de un incendio”, dijo el trabajador que mostró los extintores vacíos.

En la propiedad abandonada, que reunió a media docena de agentes de Seguridad Pública, aún se observan los vestigios del último incendio ocurrido meses atrás.

Incluso quedaban secuelas de la “fogata” que la tarde del domingo encendieron los adictos del sector; también se observaron latas de aluminio y jeringuillas en el sitio tras ser retirado el acordonamiento.

Algunos consumidores de drogas del sector, entrevistados cuando acudieron a ver el acordonamiento realizado por los agentes preventivos,  aseguraron que en éste y otros picaderos de la zona Centro se comercializan hasta cinco kilos de cristal a la semana.

“Aquí se vende rápido, todo”, dijo un hombre que aceptó la entrevista a condición del anonimato y advirtió de las ganancias millonarias que dejan las drogas sólo en esta zona de la ciudad.

Datos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPM) indican que la venta de droga en este primer cuadro de la ciudad es controlada por “La Línea” y “Los Aztecas”.

Según el mapa georeferencial realizado, considerando el número de calles donde se han registrado los aseguramientos de droga, este sector concentra casi el 50 por ciento de la comercialización de drogas en la ciudad.

Ayer las madres de familia que acudieron a la primaria 18 de Julio a recoger a sus hijos al concluir el primer día de clases, urgieron a las autoridades a demoler la propiedad y terminar con ese foco rojo de inseguridad.

Aseguraron que en la casa se han registrado violaciones, la pestilencia es insoportable y el número de personas adictas que acude al lugar es muy elevado, por lo que urge la intervención de los tres niveles de gobierno. 

también te puede interesar