Local

Gritaba de dolor, pero le urgía irse a laborar

El Diario | Viernes 31 Agosto 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— Apesar del dolor físico en el pie que sufría Mariana, lo único que gritaba a los paramédicos era su prisa por irse a trabajar al negocio de su abuelo, propietario de Recicladora Frías.

La mañana del miércoles la menor trepó entre los vagones del ferrocarril, estacionados en las calles Suecia y Ramón Alcázar, para tratar de cruzarlos y llegar al negocio ubicado en la calle Barcelona.

La menor fue observada por empleados del consorcio Ferrocarril Mexicano (Ferromex) que le gritaron que se bajara. Mariana ya iba a brincar cuando la máquina arrancó provocando que perdiera el equilibrio y cayera. Su pie izquierdo quedó atrapado al ser arrastrada por los vagones.

Los gritos de los empleados y la madre de la adolescente alertaron a varios vecinos que llamaron al 911.

“La niña gritaba que tenía que irse a trabajar, era su prioridad”, dijo uno de los paramédicos de Rescate Municipal que acudió al lugar donde la menor fue arrastrada por un vagón del tren.

La madre, que se identificó como Blanca Frías Castillo, de 40 años, tuvo que correr y rodear los vagones del tren para llegar junto a su hija que lloraba de dolor.

La niña dijo que limpiaba en el negocio de su abuelo, quien le paga 40 pesos al día por realizar ese trabajo.

Entrevistada en la sala de espera del Hospital Infantil de Especialidades donde quedó internada la menor, Yaneth Castillo dijo que su sobrina se recupera favorablemente y aunque declinó hablar respecto a la supuesta relación laboral de la niña con la recicladora, dijo que la familia se estaba haciendo cargo de los gastos médicos de la menor.

En el negocio Recicladora Frías, ubicada en la calle Barcelona de la colonia San Antonio, el propietario y abuelo de la menor lesionada declinó hacer comentarios.

Trascendió que la menor padece una discapacidad mental y junto a su madre acude al negocio familiar en el que la mujer adulta trabaja y a la menor le da su abuelo 40 pesos por “trabajar”.

Ayer se buscó a la madre para conocer su versión, sin embargo, su prioridad fue permanecer junto a su hija en la habitación donde esperaban el diagnóstico del ortopedista pediátrico. (Luz del Carmen Sosa)

lsosa@redaccion.diario.com.mx

 

también te puede interesar