Local

Narra supuesto 'halcón' su participación en asesinato

Staff/
El Diario de Juárez | Sábado 01 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— Un “halcón”, quien ahora tiene la calidad de testigo protegido, narró ante el Ministerio Público (MP) de la Unidad de Delitos Contra la Vida como parte de una investigación iniciada por un crimen sucedido el pasado 14 de agosto, el trabajo que por meses desempeñó para “La Línea” 

Además de ubicar a las personas que la organización delictiva buscaba para matar por deudas relacionadas con la comercialización de droga, el testigo recibía las armas y los vehículos usados en las ejecuciones y las guardaba, a cambio recibía un sueldo semanal de dos mil 500 pesos.

Al declarar ente el MP el martes pasado, el testigo de identidad protegida y quien goza de libertad explicó que hace meses él conoció a un hombre de apodo “El Chori” y en una ocasión él le dijo que estaba buscando una casa para rentar en donde pudiera guardar armas y vehículos.

Por lo que el testigo le ofreció un cuarto que tenía disponible en su casa, por una renta de mil 500 mensuales y su amigo aceptó; después “El Chori” le dijo que estaba necesitando un “jugador” que anduviera disparando pero el testigo le respondió que él no podía hacer eso.

Luego “El Chori” le dijo que entonces podía ser “pájaro” y su función sería avisar cuando pasaran los policías. El testigo decidió aceptar y lo asignaron a realizar tareas de vigilancia en las calles Mina, Vicente Guerrero, Velarde y La Paz de la zona Centro de Ciudad Juárez, le entregaron un celular y le avisaron que iba a ganar dos mil 500 pesos cada semana además de hacerle saber que ya estaba trabajando para “La Línea”.

“Como cada tercer día iba “El Chori” a meter armas a un cuartito. Casi siempre iba también “El Gordo” a guardar armas y un Chevrolet Cavalier color rojo que luego pintaron gris… paso el tiempo y un día llegó “El Chori” y me dijo que tenía que ir a una ferretería a fijarme si ahí trabajaba una persona de la que me enseño la foto. Era una ferretería por la División entre la 18 y el Viaducto”, señaló un agente del MP al dar lectura a la declaración rendida por parte del testigo protegido.

En una audiencia realizada ayer y presidida por el juez de Control Ramón Porras Córdova, el fiscal hizo pública la declaración del testigo de identidad protegida y que se tomó como parte de la carpeta de investigación iniciada por el asesinato de Álvaro Escareño Ramos.

Él era la persona que se encontraba laborando en una ferretería ubicada en las calles Francisco Pimentel y División del Norte de la colonia Emiliano Zapata.

Pero el pasado 14 de agosto, dos personas a bordo de un Chevrolet Cavalier rojo con placas de Texas llegaron a la ferretería y uno de ellos descendió, se levantó la playera para taparse la cabeza, sacó un arma de fuego de entre sus ropas y sin mediar palabra disparó en cinco o seis ocasiones contra Escareño Ramos, de acuerdo con la versión aportada por un hombre que presenció el homicidio.

A unos metros de distancia y aunque se le ordenó que se retirara después de que confirmó que en la ferretería se encontraba la persona que era buscada por los miembro de “La Línea”, el testigo de identidad protegida observó el crimen de Álvaro Escareño, escuchó los disparos y minutos después al llegar a su casa encontró a “El Chori” y “El Gordo” guardando el Cavalier y ellos le ordenaron que lo tapara con una cobija y guardara una pistola calibre 9 milímetros.

Como sospechoso de haber participado en el asesinato de Escareño Ramos fue arrestado Jesús Armando Escobar Salcedo alías “El Gordo”, la persona citada por el testigo de identidad protegida. Él ayer escuchó la formulación de cargos por el delito de homicidio calificado así como los datos aportados por el testigo de identidad protegida.

redaccion@redaccion.diario.com.mx

también te puede interesar