Local

'Es una enfermedad pesada, pero mi familia me da ánimo'

Abril Salgado/
El Diario de Juárez | Lunes 03 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— En marzo del año pasado Adriana Janeth Valadez Ramírez fue diagnosticada con cáncer de endometrio, (en la matriz), ella trabajaba en el campo en el municipio de Jiménez y cuidaba a sus seis hijos en compañía de su esposo Lauro Escobar, hasta que el padecimiento apareció.

En abril del 2017 fue operada de emergencia para remover su matriz en el Centro Estatal de Cancerología, con ello una nueva esperanza se abriría para ella y su familia, pero a poco más de un año de eso, el cáncer invadió todo su cuerpo y su vida ha cambiado por completo.

La mujer narra que hay días en los que no puede levantarse para dar de comer a sus hijos y llevarlos a la escuela, pues los ánimos y sus fuerzas desvanecen en ocasiones por su enfermedad, y aunque es derechohabiente del Seguro Popular, explica que estos gastos no los cubre la institución.

Valadez expuso que por la falta de trabajo se mudaron a Ciudad Juárez, viven en la colonia Lucio Cabañas junto a su suegra y su marido con ayuda de sus hijos, se dedican a hacer y vender tortillas de harina para vivir, pero al sumarse los viajes que debe hacer a Chihuahua para atenderse el panorama cambia para toda la familia, pues de su bolsa debe costearse todo lo relacionado con su padecimiento.

“Siguió el cáncer, tocó parte de mi vejiga, me dieron radioterapia y ahorita estoy con tratamiento todavía”, dijo, y puntualizó que el próximo 11 de septiembre deberá viajar a la capital para análisis, tratamiento y esperar que haya una mejoría.

Esta ocasión, narra que por fortuna un grupo de voluntarios la apoyó con el pago del transporte suyo y de su esposo, pero deben quedarse en el hospital uno o dos días porque al recibir su tratamiento termina cansada y permanecen en un albergue gratuito del hospital hasta que recupera fuerzas para volver y dar un abrazo a sus hijos.

“Prácticamente mis viajes los tengo que hacer yo misma, cuando inicié los viajes eran muy seguido, cada 15 días, cada mes o según como me los pusieran. Es una enfermedad muy pesada pero mi familia me apoya mucho, me dan muchos ánimos”, dijo.

A sus 34 años de edad, Adriana Valadez, solicita y agradece el apoyo de la comunidad que pudieran brindarle para continuar con sus terapias en Chihuahua, y tener la esperanza de un mañana al lado de su familia. Dispuso el teléfono (629) 1 06 63 22. 

De acuerdo con archivos periodísticos tan sólo el año pasado, 57 mujeres murieron en Ciudad Juárez debido a no tratar el cáncer de cuello uterino, indican datos del Subsistema Epidemiológico y Estadístico de las Defunciones (SEED).

Cantidad que representa el 40 por ciento de 140 decesos que fueron contabilizados en todo el Estado en el mismo lapso, según las cifras oficiales.

asalgado@redaccion.diario.com.mx

 

también te puede interesar