Local

Dan vida con residuos de plantas tratadoras

Verónica Domínguez/
El Diario | Sábado 08 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— El lodo que sale de las plantas tratadoras de agua es procesado para utilizarlo como fertilizante orgánico que se envía a los cultivos de Samalayuca y el Valle de Juárez.

Alrededor de 270 toneladas de lodo inocuo salen diariamente de las tres plantas tratadoras agua, y una parte se traslada al relleno sanitario para almacenarlo, comentó Francisco Núñez, biólogo de la Dirección de Normatividad de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS).

“El mejorador de suelo se ha llevado al Valle de Juárez y a Samalayuca, con una máquina especial esparcidora que fue adquirida en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un proyecto que se inició en 1999 y se ha estado manejando conjuntamente con la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ)”, comentó el biólogo.

El proyecto es conjunto con la UACJ, y con la Secretaría de Desarrollo Rural y la vigilancia en la Dirección de la Normatividad de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS).

Ayudan lodos a fertilizar el suelo

El doctor Juan Pedro Flores, docente e investigador de Ciencias Químicas y Biológicas de la UACJ fue quien dirigió el proyecto.

De acuerdo con el estudio realizado en el 2014 por el investigador, en las plantas de algodón “la aportación de biosólidos a los suelos agrícolas enriquece la fertilidad de los suelos y pueden aumentar la producción a mediano y largo plazo”, indicó el estudio.

Antes de llegar al suelo, el material pasa por un proceso que se llama lodos estabilizados, en el que se generan inocuos o biosólidos. Después se analiza que cumplan con todos los requisitos en materia de salud pública, bacteriológico, metales pesados, y que no lleven compuestos que puedan afectar la vegetación, normado por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la operadora de servicios, explicó Francisco Nuñez.

Las dos temporadas en las que se puede utilizar el biosólido es en verano y en otoño cuando los agricultores preparan la tierra para los cultivos, comentó el bióaalogo; no se pueden utilizar en el resto del año, reiteró.

Agregó que ya está lista la máquina esparcidora para llevar el biosólidio a los cultivos cuando inicie la temporada de otoño.

De acuerdo con Nuñez, en la universidad este proyecto lo utilizan para llevar a cabo tesis e investigación en temas como los rendimientos de producción, bacteriológicos, metales pesados, entre otros. 

El proceso

 

vdominguez@redaccion.diario.com.mx

también te puede interesar