Local

Gobiernos permitieron una ciudad que se inunda

Martin Orquiz/
El Diario de Juárez | Sábado 08 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— Las crisis que las lluvias provocan en la ciudad se deben a que muchas de las zonas habitacionales fueron creadas sin tomar en cuenta el flujo natural del agua, además de que con el desarrollo urbano se ha venido impermeabilizando gran parte del suelo y la lluvia no se absorbe con naturalidad, según explicó Rubén Salcido Morán, coordinador general de Movilidad e Infraestructura del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP).

Ciudad Juárez fue construida sobre un sistema de escurrimientos pluviales que, con el paso de los años y la autorización oficial para construir desarrollos habitacionales, comerciales e industriales, quedaron atrapados en la mancha urbana, generando inundaciones con cualquier lluvia.

Rubén Salcido Morán, coordinador general de Movilidad e Infraestructura del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP), explicó que arroyos y escurrimientos corrían a lo largo de una zona eminentemente agrícola hacia el norte hasta llegar al río Bravo.

Con la impermeabilización que produjo el crecimiento urbano, esos afluentes fueron interrumpidos y no hubo cuidado de redirigirlos o de crear infraestructura para canalizarlos.

“Tenemos una cuenca que inicialmente era agrícola, toda la parte era de aguas entre la Sierra de Juárez y el río Bravo, toda la zona se usaba de forma exclusiva para el cultivo”, menciona.

Bajo esa circunstancia, los escurrimiento pluviales, al momento de la lluvia, se daban desde las partes altas de la Sierra y su corriente iba a dar al río Bravo.

Pero todas esas áreas de cultivo dieron paso a los desarrollos habitacionales, comerciales e industriales, entonces se fueron impermeabilizando esas zonas.

Las corrientes se interceptaron principalmente por la creación de la Acequia Madre y la del Pueblo, que son estructuras que están por encima del terreno natural, de tal forma que el agua pudiera utilizarse para regar los sembradíos por el sistema de gravedad.

La construcción de los bordos de esos canales provocó que los escurrimientos de agua pluvial que bajaban de la Sierra al río Bravo se estancaran, en consecuencia se generaron zonas inundables en la mancha urbana que en su momento no se resolvieron.

Además, se construyeron las calles sin dar solución al drenaje pluvial, simplemente se cimentaron la calles y los escurrimientos ahí se quedaron, ya no continuaron hacia el río, indica Salcido Morán.

La consecuencia de esos hechos, señala, es que cualquier lluvia que cae inunda la mancha urbana, esas acumulaciones se están resolviendo a través del drenaje sanitario, lo que no debe ser.

morquiz@redaccion.diario.com.mx

 

también te puede interesar