Local

Un año de tapitas contra el cáncer

Abril Salgado/
El Diario de Juárez | Martes 11 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— El programa Tapatón de la Esperanza que lleva a cabo la Asociación de Padres de Niños con Cáncer y Leucemia (Apanical) estará suspendido unos dos meses para reorganizar la captación de las tapas de refresco, informó Erick Villegas, encargado de mercadotecnia de la agrupación.

Agregó que una recicladora local comprará de forma constante el material que se recabe, una vez que se termine con el que se acumuló durante un año.

“Dijo que sí, pero lo que quieren es que como lleguen las tapas vayan saliendo, para no estar acumulándolas. El programa va a seguir pero en un mes y medio o dos, en lo que conseguimos un terreno y contenedores, porque no es nuestro terreno”, informó.

Villegas expuso que pese a que se anunció la cancelación del programa, al llegar el domingo al terreno de la avenida Del Charro y De la Raza, para disponerse a sacar todo, algunos ciudadanos arribaron para donar más tapas y de nuevo no se pudo concluir con la meta de limpiar en su totalidad el espacio.

Fueron cerca de 30 toneladas de tapitas las que se fueron en tres viajes de 10 cada uno; pero los esfuerzos de 50 personas no son suficientes, por lo que se estima que esto continúe al menos otras dos semanas, ya que el número de toneladas aumentó.

Urgen voluntarios para continuar con traslado de tapitas

En la mañana que llegamos estaban casi hasta la puerta, pero como venían en costales de harina, así se fueron, ya no las vaciamos, eran como unos 50 costales, estaba lleno y ahorita ya despejamos la mitad”, expresó.

Aseguró que la ciudadanía puede continuar juntando sus tapas como regularmente aunque no se recibirán hasta que se tenga un lugar fijo para darle mayor fluidez al programa.

Respecto al acomodo mencionó que “ha sido un poco pesado, pero hemos avanzado mucho, tenemos mayor organización de cómo mover las tapitas y esperamos avanzar lo más posible”.

Yonke Fénix, la recicladora que compró el material de Apanical, prestó unos sacos gigantes para que en decenas de garrafones, las tapas fueran depositadas ahí hasta la mitad en la calle, para posteriormente ser cargadas por los voluntarios y colocadas en una caja de carga, donde se vacían los contenedores y se llenan los sacos al tope para que se vayan.

Villegas exhortó a la comunidad a participar como voluntarios la próxima semana para continuar con la difícil tarea de llevarse las tapitas y separar las que son de químicos.

“Si pueden traer más costales de harina vacíos, nos ayudarían mucho para echar las tapas ahí para que sea más rápido, que de preferencia traigan gorra porque está fuerte el sol y agua”, dijo.

Finalmente dio a conocer que por ahora continua el pesaje de todo lo vendido para recibir el dinero que ser utilizado en enero, mes en el que falta presupuesto por las vacaciones de empresas donantes y se pretende que no falte el medicamento para los niños. 

asalgado@redaccion.diario.com.mx

también te puede interesar