Local

Alertan por picaduras de arañas

Verónica Domínguez/
El Diario | Miércoles 12 Septiembre 2018 | 00:00:00 hrs

Ciudad Juárez— La incidencia de personas que presentan envenenamiento por animales ponzoñosos se presenta en el bimestre septiembre-octubre, cuando se registran más del cincuenta por ciento del total de casos que se atienden durante todo el año, indicó el doctor Roberto Quiroz Sáenz, epidemiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), adscrito al Hospital General de Zona número 6.

Más de 400 casos de personas intoxicadas por animales ponzoñosos se registran por año, por mordeduras de arañas, víboras o picaduras de alacrán, pero la mayor parte son de la Viuda negra, y en algunos casos por la araña conocida como la Violinista, que son de las más venenosas, informó el IMSS, se informó a través de un comunicado.

Quiroz Sánchez, explicó que por las noches de esta temporada las arañas salen al exterior de las casas para resguardarse en el escombro, macetas o lugares en donde no se mantiene el lugar higiénico o buscan refugiarse debajo de los muebles, camas, ropa y zapatos o en los lugares con humedad y oscuridad.

Para prevenir este tipo de mordeduras, el IMSS recomienda que se mantengan limpias las casas, los patios o cualquier sitio oscuro en donde se puedan anidar estos animales ponzoñosos.

En el interior de los hogares se acumula polvo y esto propicia la formación de telarañas y la reproducción de los insectos.

La mordedura de una araña puede causar afecciones al sistema nervioso central o provocar la destrucción de los glóbulos rojos, en especial la Viuda negra o la Violinista, y si no se atiende a tiempo puede causar la muerte, informó el comunicado.

De acuerdo con el epidemiólogo los síntomas de una mordedura de la Viuda Negra son dolor abdominal, sudoración, dolor de tórax, calambres, sensación de quemadura en la zona afectada y se  manifiestan de manera inmediata.

La Violinista tiene un veneno que también destruye los glóbulos rojos y aunque no hay un antídoto contra los efectos, sí existen tratamientos para inhibir la reacción del veneno, explicó Quiroz Sánchez.

La mordedura de esta araña también produce una pequeña lesión ulcerosa, que crece a medida que el veneno hace efecto e invade el torrente sanguíneo y provoca una coagulación que no permite la circulación que pueden causar fallas en los órganos vitales, explicó el epidemiólogo.

“Si hay sospecha de que ha sido picado por uno de estos arácnidos y hay lesión dolorosa, con cambios de coloración o se tiene la sensación inminente de muerte, hay que ir al médico y, si es posible, llevar a la araña viva o muerta, pues será de gran ayuda para el manejo y tratamiento del paciente”,  agregó Quiroz Sánchez.

vdominguez@redaccion.diario.com.mx

también te puede interesar