Opinión

Ponen el mal ejemplo contra el acoso sexual

LA COLUMNA
de El Diario | Jueves 23 Agosto 2018 | 00:00:00 hrs

• Ponen el mal ejemplo contra el acoso sexual

• Siguen las historias escalofriantes pandillas-ministeriales

• En Dowell fue mayor el ‘peso moral’ de la inocencia

• Madero aspira a seguir calentando la silla

Por un oído les entra y por otro les sale. El Instituto Chihuahuense de las Mujeres (Ichimujeres) ha implementado diversas medidas preventivas contra el acoso laboral y sexual en las oficinas del Gobierno del Estado pero las mayores resistencias son presentadas en quienes debieran poner el ejemplo, los altos funcionarios de primero y segundo nivel.

Cada día sufren su infierno mujeres y hasta hombres que son objeto de presiones para ceder a “favores” sexuales. Son testigos silenciosos de ello los pasillos, despachos y oficinas gubernamentales. Gran parte de los casos no es denunciada formalmente por temor al tamaño del poder de los (as) acosadores (as).

Este año han sido presentados más de 30 casos de lo que conceptualizan como violencia laboral.

Esa cantidad está dividida en siete casos de hostigamiento sexual, 24 de acoso laboral y uno por discriminación. Entre todos ellos aparece alguno o dos denunciados por gente que no labora en áreas gubernamentales pero la mayoría se trata de servidores públicos.

Doña Emma Saldaña, la jefa del Ichimujeres, ha implementado múltiples campañas contra el acoso laboral en todas sus modalidades, algunas de ellas son conferencias, capacitaciones, foros... Otras son la pega incluso de engomados en las puertas de las oficinas y módulos publicitarios oficiales.

Ha tenido algunos resultados, las víctimas de acoso platican ahora con apertura sus casos y dependiendo de la gravedad de los mismos proceden a las denuncias.

Sin embargo, hemos sabido que quienes menos atención le ponen a tomar los cursos o promoverlos son los propios funcionarios de primero y segundo nivel quizá porque sienten que no los necesitan aunque sean obligatorios.

El próximo 30 de agosto habrá reunión ejecutiva con secretarias y secretarios del gabinete corralista. Hablarán de “cultura institucional”, que abarca acoso laboral y sexual... Brillarán todos... por su ausencia.

***

Es una historia escalofriante la que escriben desde finales del años pasado las principales pandillas que operan narcomenudeo, asesinatos y cualquier otro tipo de delitos en Ciudad Juárez. Aztecas divididos en varias facciones, Artistas Asesinos, Mexicles... todos participan sin dar ni pedir tregua.

Durante audiencias y careos judiciales ha quedado establecido el involucramiento también de grupos internos de la Fiscalía General del Estado en unas y otras bandas. Participan dando “pitazos”, “poniendo” gente y hasta participando directamente en hechos delictivos. Algunos ya están identificados y han optado por huir.

Nadie interviene para frenar el derramamiento de sangre que ha incluido a niños y hasta bebés; es poco el alcance de la Policía Municipal y por completo ausentes las corporaciones federales. Un promedio superior a los 100 asesinatos por mes durante 2018, con picos como junio y julio de 170 cada uno.

Ayer de nuevo quedó clara la película con la ejecución en el interior del propio Cereso de un miembro Azteca mientras era conducido a una audiencia judicial, el asesinato de otro integrante de la misma pandilla en la avenida Paseo Triunfo y Adolfo de la Huerta supuestamente involucrado en la ejecución de un agente ministerial en junio pasado y un tercero que se había convertido en testigo de la Fiscalía.

En ningún caso los asesinos hubieran logrado su cometido si no hubiesen recibido información sobre la ubicación de sus víctimas.

Sin intervención firme y certera sobre todo de las policías Federal y Estatal, no se observa para cuándo tenga fin esta guerra que afecta severamente a los habitantes de esta ciudad.

***

Aunque su capacidad para decidir es considerablemente menor que su capacidad de opinar sobre los asuntos de toda índole en la administración estatal encabezada por Javier Corral Jurado, el secretario general de Gobierno, César Jáuregui Robles, es de los poquísimos referentes morales con los que aún cuenta entre sus colaboradores el pasional titular del Ejecutivo estatal.

La campaña corralista de hostigamiento contra la notaría juarense de Guillermo Dowell Delgado tocó ayer su fin al resolver Jáuregui y sus funcionarios del Registro Público de la Propiedad y de Normatividades Gubernamental, Javier Corrales y Daniel Olivas, que el también político priista no incurrió en irregularidad alguna con el manejo de su patente cuando también fue presidente del comité estatal priista.

Durante 13 meses enfrentó Dowell persecuciones, acoso y presiones de todo tipo que le produjeron consecuencias al grado de lo irreparable inclusive en el seno familiar. No se compadeció Corral de él en mucho tiempo. Agentes ministeriales vigilaron sus movimientos día y noche. Por ley no debió ir más lejos del mes y medio su proceso legal.

Jáuregui decretó en lo más íntimo de su conciencia que debía privilegiar el peso moral de la resolución antes que el político y así lo hizo. No encontró razones jurídicas ni siquiera elementales para despojar a Dowell de su notaría.

Ayer fue como si el notario hubiera ganado la gubernatura o al menos la alcaldía. Recibió llamadas telefónicas de sus amigos por todo el territorio nacional. Estamos seguros que dejó escapar las de cocodrilo en algunas de esas conversaciones , tras tantos meses de tensión, amenazas y noches interminables de insomnio... Reyes Baeza, Enrique Serrano, todos los rotarios hicieron contacto con el viejo amigo y aliado.

***

Está próximo a renovarse lo que queda del Partido Acción Nacional (PAN) en Ciudad Juárez. Fue dado a conocer en días pasados que el  15 de diciembre se llevará a cabo la elección con una campaña electoral interna de por medio.

Los tiradores no tardaron en apuntarse después de la declaración del actual presidente Sergio Madero. Dijo que no lo descarten para seguir calentando la silla. Es bueno para eso. Perdió hasta la honra el pasado 1 de julio.

Ocupa Sergio la presidencia blanquiazul, cobra como tal y encima de ello sigue litigando sus asuntos laborales a través de su despacho particular con la ayuda de los macizos de la Junta de Conciliación, a quienes él mismo nombró cuando era el segundo en la Secretaría del Trabajo estatal aquí.

¿Será hora que le dejen el camino libre a los eternos candidatos, José Márquez Puentes (exregidor) e Hiram Contreras? Ambos han desempeñando ya el cargo. Malos recuerdos por cierto; otro que suena es el doctor Víctor Talamantes que también la pasa suspirando por que se vaya Arturo Valenzuela de la Subsecretaría de Salud y sea nombrado él en su lugar. Amparo Beltrán, la nueva regidora, tiembla de emoción por ser ella la presidenta del comité municipal.

La decisión será tomada por Javier Corral, a menos que sea iluminado por el olvidado espíritu democrático gomezmoriniano y permita una auténtica elección interna.

también te puede interesar