Opinión

Renta el señor su despacho de 'abogado'

LA COLUMNA
de El Diario | Sábado 25 Agosto 2018 | 00:00:00 hrs

• Renta el señor su despacho de ‘abogado’

• La lumbre en las puertas de la Casa Blanca

• Son juniors golpeadores... e influyentes

• De 334 empleados, el Congreso ha pasado a 587

La placa dice “LIC. JAVIER CORRAL JURADO, ABOGADO”, así con mayúsculas. Tenemos las fotos en la versión digital.

Hecha en bronce, hoy luce abandonada la insignia. El tiempo ha hecho estragos en ella. Antes, en la época de gloria, la acompañaba un letrero con una foto gigante a color del gobernador, apreciada por los transeúntes, que de pronto desapareció.

Es la Independencia, una calle antes del Paseo Bolívar en la ciudad Chihuahua. Una bonita casa tipo California, que presumimos compró Javier Corral poco antes de la campaña a gobernador. Sería entonces una de las dos propiedades que transparenta en su 3de3 con sede en Chihuahua.

Esa propiedad fue adquirida en ruinas. Debió recibir una importante inversión para ser rehabilitada. Ahí estuvo el cuartel de pre y de campaña del hoy gobernador. En aquel entonces lo primero que puso fue la placa como abogado, aunque sabemos que jamás ha litigado más allá que sus propios asuntos para permanecer en el servicio público. No tenemos duda que desconoce cómo elaborar siquiera el esqueleto de un expediente. Ni de secretario agarraría chamba en el mundo del derecho.

A esa casona poca gente tenía acceso. Ni los preciados mininos podían pasear por ahí. Quedó impecable por dentro. Se restauró todo, madera y pisos. Como si el tiempo no hubiera pasado por ella. Millones gastados.

Hoy junto a la placa hay un letrero que dice se renta. Los interesados pueden marcar al 4060044. No hay agencia inmobiliaria de por medio. Para qué gastar en minucias. La crisis de media administración ya llegó y hay que ahorrar. Hasta el “despacho jurídico” tuvo que rentar Javier Corral.

Para que vean que la crisis nos pega a todos... o nomás está simulando como siempre.

***

Es la política norteamericana un perol hirviente que mañana desarrollaremos aquí con la profusión que el espacio nos permite. Ni las más famosas productoras de series televisivas de moda han abordado el tema acaso por su alto grado de complejidad jurídica... y política

Netflix, por ejemplo, se concentra exprimiendo todo el jugo lucrativo en asuntos mexicanos con títulos morboso-sugerentes como ‘El Chapo’ (narco-política), ‘La Ingobernable’ (política) y ahora hasta ‘La Casa de las Flores’ (narcomenudeo-gays). Hasta ahí. No han podido relanzar ni ‘House of Cards’ por el mundo de sorpresas que cayó sobre su figura central, Kevin Spacey.

Son toneladas de rollo de tela listos para ser cortados con Donald Trump desde que sus opositores políticos, agencias de inteligencia y fiscales empezaron a jalar el hilo de una trama que lo ha colocado en la orilla de un enjuiciamiento y por lo tanto de la eventual destitución.

“No sé cómo pueden enjuiciar a alguien que ha hecho un gran trabajo”, dice ahora el presidente norteamericano en franco tono mesiánico.

Advierte que sobre el país caerían todas las plagas del apocalipsis financiero y se abrirían las cajas de Pandora que a todos dejaría pobres, pero el fiscal Robert Mueller conoce el significado real de esa retórica barata y acerca cada vez más el fuego a las puertas de la Casa Blanca.

Ya tienen en su mano los fiscales la información sobre los pagos realizados a una actriz porno y a una chica de Playboy para guardar silencio durante la campaña electoral sobre las relaciones que sostuvieron con Trump, han hablado ya de operaciones multimillonarias ilegales también su exabogado Michael Cohen, su exjefe de campaña, Paul Manafort y varios allegados a ambos.

La historia de la intervención rusa en la elección presidencial para ayudar a Trump también tiene avances sustanciales.

Todos esos asuntos unidos pueden llegar en cualquier momento al Congreso estadounidense e iniciar un sonado litigio que nada bueno le puede generar a México, ya de por sí golpeado con millones de repatriados, muro en la frontera y aranceles para todo implementadas como tácticas distractoras del propio mandatario estadunidense.

Han sido los últimos días cuando los procesos ministeriales y judiciales han adquirido mayor velocidad hacia Donald y sus gentes más próximas, así que podemos tener nuevas sorpresas en cualquier momento.

***

Ayer comentamos aquí sobre la audiencia que sería celebrada ayer mismo en Ciudad Judicial sobre el caso del joven golpeado salvajemente en el Silver Fox, en mayo de 2017. Nuestra anticipación fue confirmada por sus señorías jueces.

Dos de los jóvenes involucrados, los golpeadores, no se presentaron argumentando que los notificaron con poco tiempo de anticipación, y como estudian en el extranjero no fue posible “que volaran” a Ciudad Juárez para cumplir con esa responsabilidad.

La argumentación jurídica de la defensa resulta irrelevante ante la pasividad y displicencia con la que tanto la Fiscalía General del Estado como los jueces han tomado el caso.

Entre chicanadas legaloides y descarada protección oficial no se ve cómo pueda obtener justicia Sebastián Díaz Ponce, el joven aporreado que a punto estuvo de perder la vida.

Como botón de muestra, a la audiencia de ayer sólo fueron citados tres de los agresores, cuando en un inicio eran cinco los indiciados, quienes gracias a influencias y recomendaciones del más alto nivel han logrado evadir la acción de la justicia.

Será el próximo 14 de septiembre a las 9:30 horas cuando se desahogue la audiencia suspendida ayer. Largas, largas y más largas al asunto.

***

La Legislatura número 62 tuvo 334 empleados; la 63 le subió a 388; la 64 en tiempos de César Duarte, (el gemelo de Corral), ascendió a 379; y la Legislatura supercorralista, la actual, la 65, los números se fueron hasta el cielo con 587 empleados.

Podrá argumentar el gobernador que no manda en el Congreso del Estado y muchas vanas explicaciones más pero ha sido evidente que desde hace año y medio no se mueve ahí una hoja sin su mano a través de su operadora, Blanca Gámez Gutiérrez y sus respectivos administradores.

¿Austeridad? Sólo en los bolsillos de los chihuahuenses, no en la clase burocrática blanquiazul que ha convertido en chilar y huerto la administración estatal y a los poderes Judicial y Legislativo.

@

también te puede interesar